fallas

Fuego, música y pólvora en La Marina

Ya huele a pólvora. Ya se escucha la música. Ya llega la primavera. Ya están aquí las fallas. En Valencia…y también en La Marina. Dénia, Pego, Calpe y Benidorm ya calientan motores para vivir con intensidad la fiesta josefina. A lo largo de esta semana los ninots irán progresivamente ganando la calle para dibujar esas creaciones de cartón-piedra que admiran al mundo entero.

Porque desde el pasado mes de diciembre, las fallas son Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad de la Unesco. Un nombramiento que asegura la supervivencia de esta fiesta, de este arte y de esta celebración social y cultural protagonizada por el fuego. Una fiesta que, tal y como reconoció la Unesco, “salvaguarda las artes y oficios tradicionales” mediante esculturas satíricas creadas por artistas locales.

Efímeras pero intensas, las fallas son una fiesta singular donde las haya.  Además del componente estrictamente artístico (colorido, formas, belleza…) esos ninots responden a unos parámetros relacionados con la sátira y la crítica social, como se puede comprobar en los mensajes que los acompañan. Además, falleros y falleras, con sus vestimentas típicas se encargan de animar las calles y barriadas donde se asienta el monumento al ritmo de los pasodobles que tocan las muchas bandas que esos días hacen horas extras durante los pasacalles.

Pero si la música es un componente esencial de las fallas, no lo es menos la pólvora. La de las tracas que se lanzan cuando se recogen a las falleras, la de las mascletàs que se disparan en cada distrito fallero y la de los fuegos artificiales que se lanzan cuando el monumento está consumiéndose por las llamas.

Ese fuego purificador que hace desaparecer esas fantásticas creaciones en un abrir y cerrar de ojos, pero que es componente esencial para cerrar un ejercicio y abrir inmediatamente otro. Porque el ciclo de las fallas no para. Las lágrimas que llenan de brillo la cara de las falleras el día 19 por la noche se convierte en entusiasmo y esperanza a partir del mismo día siguiente.

Capítulo aparte merece la ofrenda de flores a la Virgen de los Desamparados, especialmente en Dénia. Uno de los actos más importantes y esperados por falleros y falleras, que expresan su devoción hacia la patrona con una ofrenda de flores que sirve para confeccionar el manto de la virgen en la plaza del Convento. Las comisiones falleres se visten sus mejores galas y hacen ostentación de diseños florales durante la mañana del día 19, festividad de San José.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *