Atando cabos por Jávea

Atando cabos por Jávea

La privilegiada situación orográfica de Jávea le confiere un espectacular paisaje, con calas de roca absolutamente encantadoras, zonas boscosas a pie de mar y un conjunto de miradores que dejan sin palabras. El Montgó, que vigila por un flanco, y el parque de la Granadella, que asoma por el otro, delimitan el término municipal de este coqueto municipio que responde con fidelidad a la fama que le precede entre los turistas nacionales e internacionales. Distintos son los cabos que se dibujan en su perfil y que hoy, en este nuevo post de la Guía del Turista, os invitamos a visitar.  ¿Nos acompañáis?

La primera parada que haremos en nuestro camino será el Cabo de San Antonio, al que se llega a través de la carretera de Les Planes, que comunica Jávea con la vecina Dénia. A medio camino encontraremos un desvío que nos conducirá, en pocos kilómetros, al citado cabo. Un faro nos dará la bienvenida junto a un excepcional mirador que nos permitirá divisar toda la bahía de Jávea. Nos encontramos a unos 160 metros de altura. Desde allí existe la posibilidad de hacer una bonita ruta a pie a través de la cual descenderemos hasta la playa de el Tangó o del Pope, la más al norte de la costa de Javea, justo al final del puerto deportivo.

Tras retornar a Jávea y atravesar por la carretera el barrio portuario (Duanes de Mar), el Parador Nacional de Jávea y la playa conocida del Arenal, nos dirigiremos sin abandonar la misma hacia el Cap de la Nao. Pero primero llegaremos al Cap Prim, que tiene como principales atractivos Cala Blanca,  la Cala del Francés o la Cala de la Sardinera. Algunas de ellas, especialmente esta última, resultan de difícil acceso por tierra, aunque la tranquilidad que se respira en ella y sus aguas cristalinas las hacen muy aconsejables.

Nuestra siguiente parada, hacia la parte sur del Cap Prim, será el Cap Negre. Continuaremos a través de una zigzagueante carretera, entre chalets y pinadas, en dirección al Cap de la Nao, para encontrarnos con la Isla y la cala del Portitxol (otro de los tesoros de Jávea). Tras pasar el desvío de la misma y el que conduce a la Granadella (cuya playa no escatima en espectacularidad) giraremos a la izquierda por la carretera que se adentra en la urbanización Balcón al mar y, a poco menos de un kilómetro, llegaremos al mirador que cuelga sobre el Cap Negre. Frente a nosotros alineados estarán el Cap Prim y el Cap de Sant Antoni, completando esta fabulosa panorámica la citada Isla del Portitxol. La parte final del cabo será accesible a pie a través de una senda.

Nuestra última escala será el Cap de La Nao, el punto más cercano de la península a la isla de Ibiza, la cual se dibuja en el horizonte con facilidad en un día claro. Debajo del impresionante acantilado del Cabo de La Nao, donde hay un faro construido en 1914, se encuentra la Cova dels Òrguens, una pequeña cavidad que permite la entrada de pequeñas embarcaciones.

Leer Más

orba alfarera

Orba: cuna de la tradición alfarera

En pleno corazón de la Marina Alta, y al abrigo de las montañas por los que discurre el Riu Girona, encontramos el municipio de Orba, conocido por ser uno de los pocos pueblos que mantiene la tradición alfarera heredada de la época de los moriscos. La cultura del barro está enraizada entre sus familias, muchas de las cuales se dedicaron durante muchos a modelar utensilios domésticos, básicamente de cocina, como cántaros, jarras, lebrillos, morteros, ollas, cazuelas o tiestos.

No obstante, de los talleres de Orba también han salido otras piezas de gran valor etnológico como los abrevaderos y comederos de los animales de corral, las picas de lavar y del pozo o elementos vinculados al proceso de secado de la pasa y otras relacionadas con la construcción y la decoración de viviendas, destacando la producción de tejas, ladrillos, baldosas o azulejos. De hecho, todavía se conservan hoy día los moldes para la fabricación de esta alfarería, cuya tipología demuestra la polivalencia y la talla artística de los alfareros de esta zona de La Marina.

La actividad cerámica se mantuvo durante unos tres siglos, situándose el origen de los primeros alfares a finales del siglo XVII y decayendo la actividad una vez entrado el siglo XX. De ello da fe la probada existencia de un importante número de talleres, entre los que destacan célebres apellidos vinculados al trabajo del barro como  Berenguer, Prats, Fluixà, o Sendra, creadores y mantenedores de esta tradición centenaria. Si éstos, como hemos dicho, se especializaron en el barro para agua y en materiales de construcción, hasta el punto de ser conocidos como ‘alfareros,’ los del vecino municipio de Orbeta (hoy un barrio/urbanización) lo hicieron en la producción para fuego (básicamente cazuelas –cassola, en valenciano- y otros recipientes similares), recibiendo en consecuencia el sobrenombre de ‘cassolers’.

Un proyecto que se está fraguando hoy día, que ya ha permitido recopilar más de 400 piezas a través de donaciones de particulares, y que cristalizará en una colección museística que se expondrá y permitirá conservar este rico patrimonio material e histórico.

Una breve visita por Orba

Más allá de los talleres, hornos y piezas de alfarería, dos lugares emblemáticos también son muestra y herencia de esta tradición y buen hacer. Estamos hablando de La font d’Alt (construida en 1893) y la Font de Baix (que data de 1904), vestigios ambos de un pasado que los orberos han sabido conservar. Junto a estas dos fuentes merecen una visita las ruinas del castellet, que data del siglo XIII y muestran los restos de una fortaleza defensiva que se niega a inclinarse en el tiempo y que trae a la memoria aquellas guerras de antaño entre moros y cristianos por el control de la tierra.

También os aconsejamos desde la Guía del Turista que hagáis una pequeña parada en la iglesia parroquial, que a pesar de ser más reciente en su construcción, es interesante por sus pinturas y pináculo. Otro edificio eclesiástico,  la pequeña ermita del Santo Cristo, mantiene el sabor tradicional del municipio, siendo el epicentro de las fiestas patronales que Orba celebra cada verano.

Leer Más

dna 2018

D*NA: Un encuentro en Dénia con la gastronomía mediterránea

En un emplazamiento único, sobre una mesa de 400 metros situada frente al mar y un espacio completamente abierto al público. Así se celebrará a partir del 29 de septiembre la segunda edición del Festival Gastronómico D*NA, que en la playa de La Marineta Cassiana de Dénia rendirá homenaje este año a la raíz culinaria de cada cocinero: Su producto. Se trata, sin duda, del principal acontecimiento, desde un punto de vista por supuesto gastronómico pero también turístico, lúdico y cultural que vivirá La Marina a lo largo de este mes de septiembre, tanto por la cantidad y la calidad de la oferta como por la singularidad de sus participantes y la repercusión social y mediática que adquiere esta cita.

La mejor cocinera del mundo

El cocinero dianense Quique Dacosta, cuyo restaurante en Dénia sigue presumiendo de tres Estrellas Michelín, volverá a ejercer de maestro de ceremonias, guiando en calidad de comisario una cita de primer orden en la que todos los chefs ponentes debutarán en el festival.

En total se ha programado la participación de 18 cocineros, entre los que se encuentran primeros espadas como Elena Arzak, del restaurante Arzak de San Sebastián, y nombrada en 2012 como Mejor cocinera del mundo. Arzak compartirá un cartel de mucha altura del que también formarán parte Oriol Castro, instruido en las cocinas de El Bulli y actual chef del restaurante barcelonés Disfrutar, o el televisivo Pepe Rodríguez, que forma parte del jurado del programa Máster Chef y que regenta el restaurante El Bohío, en Toledo.

Ponencias, show-cookings, degustaciones, mercado de productos, mesas redondas, food trucks, talleres de cocina…el D*NA 2018 se presenta nuevamente como un excelente escaparate para conocer la gastronomía de La Marina, con un producto de máxima calidad con origen en el mar y en la montaña casi a partes iguales, que reivindica el respeto por la tradición en los fogones y que eleva la cocina mediterránea a su máxima expresión.

Este año, para mayor aliciente, cuatro de las ciudades gastronómicas de la UNESCO estarán también presentes en el D*NA para exponer su oferta y mostrar su riqueza culinaria. Todos los que vayáis al festival podréis conocer un poco más acerca de Alba (Italia), Bergen (Noruega), Parma (Italia) y Gaziantep (Turquía). Por tanto, podréis probar la cocina de casa y la de fuera, en un cresol de culturas con platos  y productos excelentes.

¡Ah, por cierto! Durante los dos días en los que se celebra el festival (28 y 29 de septiembre) habrá horario ininterrumpido por la mañana y por la tarde, por lo que no hay excusa para organizarse y acudir.  Desde el blog de La Guía del Turista lo tenemos claro: ¡A disfrutar y buen provecho!

Leer Más

BenQ Digital Camera

Orba: visitar el corazón de la Marina Alta

En el corazón de la Marina Alta, punto estratético entre les Valls del interior y el litoral, rodeado de montañas y cultivos (olivos, almendros, algarrobos) se sitúa Orba. De origen morisco, aunque a priori su nombre y ubicación no resulte tan atractiva para el visitante como otras poblaciones costeras de la zona, Orba os reserva muchos encantos y una calidad de vida muy alta, como lo prueban el hecho de ser el municipio de adopción de muchos europeos que han establecido su residencia en La Marina.

Atractivos de tipo patrimonial y en forma de rutas para practicar el senderismo por este bonito entorno típicamente mediterráneo. Al llegar a Orba, nuestra visita debe comenzar en la Iglesia de la Natividad. Edificada sobre el solar de la antigua mezquita, fue ligeramente reformada a mediados del siglo XIX, aunque el aspecto que actualmente presenta se debe más bien a las obras de restauración y ampliación llevadas a cabo en 1917. Destaca en su interior la pintura “La Profecía de Abraham”, que obra del autor local Carlos Ruano Llopis preside el frontispicio del Altar. La obra, a diferencia de otras y de algunos objetos religiosos, se salvó del expolio que sufrió en 1936 tras el comienzo de la Guerra Civil.

La torre del campanario, de base cuadrada y que combina sillería caliza con tosca amarillenta, también merece un vistazo, como las dos fuentes (la de arriba y la de abajo) datan de finales del siglo XIX y comienzos del siglo XX. De ellas hay que observar fundamentalmente los caños del agua, realizados por el picapedrero local Lorenzo Torrens Reig a imitación del estilo gótico. Hablando de picapedreros, también debéis echarle un vistazo la actual Cruz del término (la anterior, de madera, databa de1902), que tras ser destruida en 1936 fue reconstruida por Pedro Llopis Torrent con las mismas piedras que yacían amontonadas.

La Casa Señoría

Construida en el último tercio del S.XVI por los Conde de Oliva, con el tiempo pasó al servicio de los arrendadores de los derechos dominicales, que siendo habitualmente foráneos la hacían servir como estancia o morada familiar. La conformaban hasta el primer tercio del siglo XIX, varias dependencias, como graneros, establos, almazara, lagar e incluso la cárcel cuyos vestigios aún pueden apreciarse en la actualidad.

El castellet y el barranco de Fontilles

Saliendo fuera del casco urbano os recomendamos que os acerquéis al castellet, fortaleza cristiana del siglo XIII del que todavía se pueden localizar restos, y el Barranco de Fontilles, donde se pueden apreciar las ruinas de una torre semiderruida y del Caballo Verde, último bastión de la sublevación morisca de la Marina Alta. Hoy día el barranco de Fontilles acoge un área recreativa.

Leer Más

almadrava

Els Poblets: Una historia de romanos, moros y cristianos

Els Poblets, compuesto por las poblaciones de Setla, Mirarrosa y Miraflor, es uno de esos lugares que puede pasar desapercibido hasta que compruebas y disfrutas sus encantos. Situado muy cerca de El Verger y hacia el litoral norte de Dénia, de la que se encuentra a pocos kilómetros, este municipio acoge multitud de residentes extranjeros que aprovechan sus bondades, tranquilidad y privilegiada situación para disfrutar de la vida.

Aunque no destaca por su tamaño, Els Poblets cuenta con una idiosincrasia propia que lo hace singular. Entre sus diferentes atributos, la gastronomía, la devoción por la tradición, la historia, la cultura, el paisaje (con el Riu Girona de espectador y conductor hacia la playa de la Almadrava) y otros encantos que confluyen, especialmente, durante el verano. Tradición que se vive e hstoria que se rememora durante la primera semana de agosto con los festejos en honor a su patrón, el Divino Salvador. El programa de actos tiene como protagonista a los Moros y Cristianos. Residentes y visitantes conviven en las cabilas de las filaes, contagiando a todo el pueblo con su alegría durante las embajadas, los desfiles y las entradas de música que tienen lugar los días previos a la festividad del patrón.

Pero Els Poblets es mucho más. Siguiendo el cauce del Riu Girona podremos disfrutar de un recorrido histórico que nos llevará al pasado, en concreto al época de los romanos, para imaginarnos in situ como podría ser una fábrica de ánforas. Y es que en el término municipal de Els Poblets, pero casi en primera línea de playa, podremos visitar el yacimiento arqueológico de la Almadrava, como se conoce a la misma playa, característica por sus cantos rodados. En este lugar se fabricaban ánforas para la exportación del vino y el aceite desde la cercana Dianium (la Denia actual).

La producción y exportación de vino estuvo vigente durante casi 100 años (arrancando aproximadamente en el siglo I a.c.), aunque la de aceite se prolongó mucho más en el tiempo. Los hornos descubiertos en esta zona son los mejor conservados de la Comunitat. De hecho, sirvieron siglos atrás para desarrollar toda una industria de material cerámico de gran formato, donde las ánforas eran protagonistas, si bien también los cuatro hornos allí dispuestos sirvieron igualmente para crear ladrillos y tégulas.

El de La Almadrava (descubierto en los años 80) destaca especialmente por ser el único yacimiento de la Marina Alta musealizado que cuenta con un proyecto de visitas guiadas durante todo el verano. Allí os explicaran como era antaño esta parte de la costa, que contaba también con infraestructura para los ciudadanos romanos responsables de la fábrica, como un fondeadero para los barcos, necrópolis o termas romanas.

Leer Más

BenQ Digital Camera

Gata de Gorgos: la cuna de la artesanía en La Marina

Tal y como os decimos en el blog de La Guía del Turista, La Marina tiene muchos motivos por los que merece ser visitada y disfrutada. En verano o en invierno, haga frío (los menos días) o se disparen las temperaturas; nos guste más el turismo cultural y las tradiciones o nos decantemos por actividades al aire libre, el ocio y el paisaje.

En este nuevo post, nuestra propuesta tiene un carácter artesanal. Para ello os invitamos a hacer una parada en Gata de Gorgos. En plena Nacional 332, Gata (que debe su ‘apellido’ al río que pasa por este lugar camino del mar Mediterráneo) encontraréis un auténtico centro de artesanía con multitud de tiendas y talleres de artesanos que trabajan el mimbre, la paja y otros materiales como casi en ningún sitio.

Apostados junto a la misma carretera o serpenteando por las calles colindantes a la misma hallaréis puestos donde hacerse con un sombrero de paja, un coqueto bolso de mimbre, un capazo para cargar la compra, una guitarra con la que tocar una notas afinadas o un mueble de estilo colonial es relativamente sencillo por la gran oferta como al mismo tiempo complicado por la enorme variedad dónde elegir.

Cada día las calles de este municipio se visten de gala con sus productos típicos, que exhiben orgullosamente a los turistas que pasean por su núcleo urbano. Entre esta muestra de artesanía también destacan los denominados mosaicos hidráulicos, es decir, una especie de baldosas de cemento pigmentado decoradas con motivos geométricos que han retomado después de más de 20 años de inactividad; y los puestos con figuras decorativas confeccionadas con materiales reciclados, que también abundan. Y es que la decoración tiene su hogar en este municipio.

Y sí, anteriormente hablamos de guitarras. Porque en Gata de Gorgos encontraremos hasta dos fábricas de guitarras artesanales donde se elaboran piezas clásicas, flamencas, cubanas o personalizadas. En estos centros la ebanistería y la música se unen en una perfecta sinfonía, tomando como marco empresas familiares donde el arte y el gusto por la tradición perduran desde hace décadas. Fábricas pequeñas pero con fama internacional, hasta el punto de dotar de instrumentos a artistas de renombre como Joaquín Sabina o Diego El Cigala.

Una vez nos hayamos deleitado con el abanico de productos artesanos que ofrecen las tiendas del pueblo, podemos dar un paseo por el centro histórico y la Plaza de España, disfrutando con las fachadas de algunas casas señoriales que aguantan impertérritas el paso de los años dando cobijo a talleres de artesanía, albergando puestos de venta o acogiendo a sus afables residentes, orgullosos de su pueblo.

Leer Más

deporte playa

Disfruta del verano haciendo deporte en la playa

¿Quién dijo que en verano no se puede hacer deporte? ¿Es incompatible estar de vacaciones con mantenerse en forma? ¿Qué tal si nos cuidamos un poco disfrutando de nuestro tiempo libre? Todo eso es posible, en verano y en La Marina, donde distintos municipios como Dénia ofrecen actividades deportivas gratuitas en la playa.

Aprovecha tus vacaciones para darte un baño de sol y de arena haciendo un poco de deporte. Un año más el Ayuntamiento de Dénia ha puesto en marcha un programa de actividades deportivas que tienen lugar a primera hora de la mañana y a última de la tarde en distintas playas, al objeto que de que estar de vacaciones, disfrutar de la playa y hacer deporte sean totalmente compatibles.

Las dos playas urbanas de la ciudad, la Marineta Cassiana (al sur) y Punta del Raset (al norte) son los escenarios elegidos un año más para la celebración de estas clases colectivas, que cuentan siempre con un monitor cualificado. ¿Qué especialidades se practican? Muchas y variadas, prácticamente las mismas de que disfrutamos en cualquier gimnasio, es decir, pilates, zumba, taichí, fitness, wushu, mantenimiento y hasta defensa personal, una de las novedades de este año.

Las clases tienen una duración de 30 minutos, iniciándose a las 8 de la mañana (antes de que salga el sol y apriete el calor) y se prolongan hasta 9.30 horas. Y para los que no haya tenido bastante o previeran la sesión vespertina, más clases a partir de las 20h.

Estas actividades junto al mar se celebrarán todos los días de lunes a viernes durante los meses de julio y agosto al completo. No es necesaria la inscripción previa. Eso sí: ojo con los festivos entre semana (11 de julio y 16 de agosto, fiestas locales; y 15 de agosto, fiesta en todo el país), porque esos días no habrán clases, por lo que la opción será correr, nadar, pasear o, simplemente, descansar,  que también os lo habréis merecido.

A todo ello se suman la cantidad y variedad de modalidades deportivas que se pueden practicar en nuestras playas, desde el surf, el windsurf o el kitesurf hasta el snorkel o buceo con equipo profesional, pasando por clásicos como las motos de agua, la vela o el kayak. Hagáis lo que hagáis, disfrutad en verano haciendo deporte en la playa o disfrutando del mar.

Leer Más

playas

La playas de La Marina: Date un baño de sol y un chapuzón de calidad

La Comunitat Valenciana es la región española con más banderas azules, el distinto de calidad por excelencia nivel europeo. Y la Costa Blanca, su principal exponente. La costa alicantina destaca sobre otras por la calidad y variedad de su litoral, especialmente en la zona norte, es decir, en las comarcas de La Marina Alta y La Marina Baixa.

De norte a sur, comenzando por Dénia y terminando en La Vila, turistas y visitantes tienen la opción de elegir entre un amplio abanico de playas arenosas, recónditas calas, zonas con dunas salvajes, playa de cantos rodados… todas ellas dotadas de instalaciones y servicios básicos y, en su mayoría, con posibilidad de practicar multitud de deportes náuticos, dependiendo siempre de su ubicación y características.

Contrastes y diversidad de opciones en un paseo que comenzamos en Dénia, con  cuatro playas donde ondea la Bandera Azul: Les Bovetes, Les Marines, Molins y Punta Raset, espacios naturales que han recibido la distinción y que son mágicos por la riqueza de sus fondos marinos. Cruzando el Montgó alcanzamos Xàbia, con playas de gran calidad como La Grava, el popular Arenal y una cala fantástica como La Granadella, que ofrece junto a otras calas colindantes una riqueza natural y un escenario paisajístico imponente.

Un poco más hacia el sur, pasando el Cap de la Nao, nos encontramos con El Poble Nou de Benitatxell, que destaca por sus cuevas y grutas, y por calas apacibles como la del Moraig, que te sumerge en un paisaje de paredes cortadas. Por su parte, Teulada-Moraira ofrece al visitante perfiles diferentes. L´Ampolla es la playa más urbana y extensa, pero pueden encontrarse otras como El Portet y Les Platgetes. La vecina Benissa es  costa de calas, con aguas transparentes como las de Cala Fustera, que permiten ver los fondos de roca con una extraordinaria nitidez.

Cerrando La Marina Alta, ya en Calp, nos topamos con el Parque Natural de El Penyó d’Ifach,  que dibuja un litoral con tres playas que también se hecho acreedoras de banderas azules: La Fossa, El Arenal Bol y Cantal Roig. Todas ellas se levantan entre elevados acantilados y se pueden definir como extensas playas urbanas.

Seguimos nuestro paseo hacia La Marina Baixa adentrándonos en el litoral del municipio de Altea, donde predominan las playas de grava y canto rodado, como Cap Blanc y La Roda. Cerca de allí no dejéis de visitar el Racó de L’Albir, perteneciente a L’Alfàs del Pi y muy cerca de la popular y ostentosa Benidorm. Este auténtico icono y emblema turístico de la Costa Blanca presenta tres playas de primera calidad por su arena fina,  la limpieza de sus aguas y la gran cantidad de servicios: la Playa de Levante, la Playa de Poniente y la Playa del Mal Pas.

Junto a la ciudad de los rascacielos, descansa el pequeño y tranquilo pueblo de Finestrat, con una cala bautizada con el mismo nombre donde también ondea la bandera azul. Y para cerrar nuestro paseo playero, tenéis cinco playas más de primer nivel en la pescadora Vila Joiosa: Varadero, Ciutat, La Caleta, Bon Nou y Paradís.

Aprovecharlas para disfrutarlas, daros un baño de sol y un buen chapuzón. ¡Lo merecen!

 

.

Leer Más

sertorio

Sertorio: El caudillo que se levantó contra Roma

Denia es una ciudad con mucha historia. Desde sus inicios han sido distintas las civilizaciones que eligieron este privilegiado escenario para asentarse, tanto por su clima como por su destacada situación geoestratégica. Entre ellos, los romanos, que rigieron la antigua Diana estableciendo un importante núcleo poblacional, militar y especialmente comercial rebautizada como Dianium.

Mucho nos queda todavía por descubrir y conocer sobre ésta época y aquella ciudad. Las catas y prospecciones arqueológicas que se están llevando a cabo progresivamente así nos lo van revelando. Pero por encima de estos trabajos de investigación conocemos algunos pasajes relacionados con esta época histórica que merecen, como el que protagonizó Sertorio. Este nombre propio, que tiene dedicada una calle en la Dénia actual, fue un personaje de primer orden durante el final de la República Romana.

Según las crónicas, hablamos del primer gran personaje de la historia de Dénia. ¿Quién fue Quinto Sertorio? Los historiadores lo definen como un caudillo romano que se reveló contra el poder establecido. Y que en su exilio a Hispania, donde intentó fundar una república, hizo de Dianium la base naval de un ejército que hizo temblar al poder establecido. De hecho, durante mucho tiempo el general Sertorio doblegó a Sila y Pompeyo, que rivalizaron con él por dominar Roma en lo que fue una auténtica guerra civil (siglo I a.c.) que desembocó finalmente en la fundación del imperio como sistema.

Héroe casi mitológico

Con el paso de los años las victorias de Quinto Sertorio tomaron categoría de hazaña, calificándole como un auténtico héroe con un cariz mitológico. Y es que cuenta la leyenda que sus múltiples victorias se fundamentaban en una gacela blanca (un regalo de un cazador), que la acompañaba y que era capaz de interpretar los designios de la Diosa Diana. Y también cuentan las crónicas que un día esa misma gacela desapareció y, sin ella, comenzaron los reveses y derrotas bélicas para su ejército. Su suerte y fortuna cambio de tal modo que, poco después, concretamente en el año 73 de nuestra era,  el general Sertorio  era asesinado por su propio lugar teniente, tras ser apuñalado por la espalda.

Leer Más

montana

Un respiro por el interior de la Marina Baixa

La Marina Baixa es muy conocida por sus municipios costeros. La bella Altea, cuyo centro histórico respira la esencia del Mediterráneo con sus callejuelas estrechas y empedradas, donde se reflejan las fachadas blancas típicas que se tuestan bajo el sol; la Vila más pescadora y pistoresca, con sus casas de colores en primera línea de playa y la tradición del mar todavía presente en su día a día; y, como no, la cosmopolita y atractiva Benidorm, centro de ocio y referente internacional de la Costa Blanca por sus múltiples servicios y posibilidades, lo certifican.

Pero la Marina, esta Marina situada a sólo un paso de Alicante, también cuenta como gran atractivo con un interior montañoso y espectacular, donde la naturaleza y el patrimonio conviven vigilantes a sólo un paso del mar. Para conocer esta otra Marina nada mejor que adentrarse en el Valle de Guadalest,  marco de un circo montañoso de 18 kilómetros de largo y cuatro de ancho clausurado por las sierras de Ponoig, Aitana, La Serrella y l’Aixortá.

El Castell de Guadalest

Desde allí, y subiendo a través de La Nucía, podemos visitar el pintoresco pueblo de El Castell de Guadalest, un clásico por acoger el famoso castillo y divisar unas panorámicas excepcionales. Hoy día, pese a ser un lugar de referencia en las guías turísticas de la Costa Blanca, el Castell de Guadalest sigue recibiendo al visitante con esa mezcla de solemnidad histórica y desenfado comercial. Museos de curiosidades y miniaturas y tiendas de souvenirs ponen la salsa, pero el recinto fortificado, el castillo de San José, la Casa Orduña y las vistas espectaculares del pantano y del Mediterráneo le dan consistencia a la visita.

Muy cerca de Guadalest, el vecino pueblo de Benimantell nos espera cuchara en mano para degustar la famosa olleta en cualquier de sus restaurantes, mientras Beniardà, Benifato o Confrides nos ofrecen la versión más auténtica de un pueblo de montaña, con sus casas encaladas, sus calles estrechas y sus fuentes por doquier.

Un vergel con nísperos y cascadas

Otra opción, antes o después de comer, es sumergirnos en el vergel de nísperos entre el cual se abre el municipio de Callosa d’En Sarrià,  parada obligada donde también podremos refrescarnos en las fuentes El Algar, un paraje excepcional con varias cascadas que harán las delicias de familias y aventureros.

Y para los amantes del deporte, el Barranc del Arc y sus alrededores, al que accederemos desde la localidad de Sella. Senderismo,  recorridos en BTT, barranquismo…un paraíso para los amantes de este tipo de actividades al aire libre, a sólo un paso del mar y con un clima privilegiado.

Leer Más