Tarbena grande

Tárbena: la esencia del paisaje mediterráneo entre las dos Marinas

Entre las dos Marinas, la Alta y la Baja, se sitúa Tárbena. Un acogedor pueblo de montaña al que podréis bien desde Parcent, si accedéis por el norte, o a través de Callosa de Ensarrià, si lo hacéis desde el sur. Aire puro, sólo perfumado por las plantas aromáticas de la sierra, tranquilidad, descanso y el paisaje típico de esta zona del Mediterráneo es lo que nos ofrece Tárbena, que se eleva unos 560 metros por encima del nivel del mar, lo que permite ver el manto blanco de la nieve cubriendo sus calles y casas aunque sea de forma esporádica.

Con esta descripción es fácil pensar en Tárbena como un lugar idóneo para el relax y para disfrutar de la naturaleza a través de rutas de senderismo o en bicleta que os llevarán hacia el Barranc de Les Lletres, donde se esconde una cueva del mismo nombre; el Caserío de Bixauca o el despoblado morisco de Garx, en la solana del Carrascal de Parcent.

Sin embargo, en su patrimonio también destacan algunos elementos que incrementan su atractivo y permitirán completar la visita. Uno de ellos es la iglesia parroquial, declarado declarado de Bien de Relevancia Local por la Generalitat Valenciana. Data del siglo XVIII y  resalta no sólo por la  gran riqueza decorativa en sus bóvedas, sino por el retablo en el altar mayor tallado en madera de cedro real.

Pero sin duda, lo que más se hace ver en esta pequeña población desde el punto de vista cultural y patrimonial es su castillo. De origen musulmán, se localiza próximo a la población, en el cerro Segué, a una altura de 700 metros; y aunque es cierto que está parcialmente destruido, entre los restos existentes se distinguen aún algunas dependencias, en especial la base de una torre y el aljibe, el cual constaba de dos recintos de distinto tamaño.

Tierra de cristianos, de árabes y de mudéjares

Desde este lugar se dominaba el valle y el acceso a Parcent por el Coll de Rates, lo que permitía a los moradores de antaño avistar cualquier incursión tanto de invasores durante las guerras con los musulmanes como, posteriormente, ante la llegada de saqueadores piratas que llegaban a la costa de la Marina procedentes del básicamente del norte de África. Piratas, cristinaos, mudéjares y moriscos. Todos ellos protagonizaron luchas y revueltas en esta zona estratégicamente situada.

Hay noticias de que en abril de 1245 el caudillo árabe  al-Azraq y el infante Alfonso de Aragón firmaron el “Pacto del Pouet” por el cual el árabe se declaraba vasallo del rey Jaume I, entregándole inmediatamente los castillo de Pop y Tárbena. No obstante, Tárbena participó activamente en la revuelta del propio al-Azraq (1248-58), l acual fue sofocada por el rey cristiano, quién como castiglo entregó la fortaleza, el valle, fortificaciones y villas de Tárbena al mudéjar Mohámed ‘Amr ibn Isahq. Poco más tarde éste también se alzó contra Jaume I, brindando  apoyo a los rebeldes de Murcia, lo que provocó su expulsión del Reino de Valencia en el 1268.

Pero el papel de Tárbena como centro de alzamientos contra la reconquista cristina no quedó aquí, sino que su castillo también  fue uno de los focos importantes de la revuelta de Ibrahim (1276-77), lo que terminó con la expulsión de los mudéjares de esta zona Tárbena tras ser sofocada la revuelta.  Fue entonces cuando Pedro el Grande otorgó la carta puebla, según la cual se asentaron cuarenta pobladores cristianos en el valle. Corría el año 1280.

Poco duraron los cristianos en Tárbena, al cabo de poco tiempo el valle volvió a ser habitado por mudéjares. Fue con el decreto de expulsión de los moriscos (1609) con el que el valle de Tárbena quedó totalmente despoblado. Sin embargo, la llegada de pobladores venidos de las Baleares lo que ayudó a reflotar la población, imprimiendo el carácter de las islas a este pequeño núcleo de la Marina.

Leer Más

Mercats de la terra

Aproximándonos al kilómetro cero de la gastronomía: Mercats de la Terra

Hace pocas días hablábamos de la excelencia de la gastronomía de la Marina Alta en cuanto a variedad y calidad. Cocina que se desarrolla a caballo entre el mar y la montaña, y tiene como referencias la tradición y la apuesta por un producto de proximidad, también llamado de kilómetro cero. Precisamente a este último queremos referirnos en este nuevo post en el blog de la Guía del Turista, a través de los denominados Mercats de la Terra, donde podéis encontrar cada fin de semana productos ecológicos de La Marina de manos de pequeños productores.

Hay varios enclaves de este tipo. Cada uno con sus particularidades, pero todos ellos con el aroma a tradición, el sello del buen hacer y la naturalidad y proximidad que ofrece este tipo de comercio.  Una forma diferente de hacer turismo rural, a través de la visita a estas poblaciones; cultural, al poder intercambiar impresiones con productores y agricultores que tienen mucho que contar y explicar sobre cómo hacen las cosas; y gastronómico, ya que se pueden comprar, probar y degustar productos de toda clase que a buen seguro os dejarán un gran sabor de boca.

Algunos de estos mercados son:

El Mercat de la Terra de Xaló: Más de 40 paradas de productos relacionados con la agricultura ecológica (tomates, lechugas, huevos, vino, mistela ecológica, jabón… ) y la tradición. Se celebra el primer sábado de cada mes.

El Mercat del Riurau de Jesús Pobre: Puestos de verduras y hortalizas, de coques, postres y otros productos tradicionales de la Marina han encontrado cada domingo un lugar fantástico para dejarse ver: el magnífico riurau de Benissadeví, un espacio tradicional rehabilitado y antiguamente utilizado para producir y conservar la uva-pasa. Un sitio donde es fácil retroceder en el tiempo y reencontrase con la esencia de la tradición. Durante el invierno, el horario del mercado es de 9 a 14 horas.

El mercado “El Cabàs” de Teulada: Productores locales y comarcales  presentan sus productos de manera directa en este original mercado agroalimentario y artesano, que cuenta con 30 puestos y tiene como objetivo fomentar un consumo respetuoso con el entorno. Lo encontraréis en el casco antiguo de Teulada, concretamente en la Plaza de los Porches, el tercer sábado de cada mes, de 10 a 14h.

El Mercat de la Vall de la Gallinera: El segundo domingo de cada mes  (de 10 a 14h.) y en un paraje único de la Marina Alta, donde nacen Les valls del interior, encontraréis esta alternativa de Mercat de kilómetro cero. Artesanía, productos agrícolas…y elaboraciones caseras. Todo a precios justos en un paisaje plenamente agrícola y en sintonía con la naturaleza. Podéis aprovechar la estancia para visitar algunos de sus ocho municipios, hacer alguna ruta de senderismo y comer en alguno de sus buenos restaurantes.

Mercat de Benissa: La Asociación de la Terra de Benissa organiza este mercado tradicional el segundo sábado de cada mes, en horario de 9 a 14h. En la plaza Jaume I encontraréis productos ecológicos y de proximidad, aderezado con música en directo y acompañado de  actividades recreativas para los más pequeños.

Leer Más

Coca_de_mullador

Buscando el sabor autóctono de La Marina: El Garrofer

Bien sabéis que uno de los atractivos fundamentales que tiene la Marina es su gastronomía. El idilio que sus fogones mantienen con la tradición y el aroma que sus productos y cocina destilan a la tierra y al mar de este punto del Mediterráneo invitan a disfrutar de los muchos y variados platos que pueden encontrarse a lo largo y ancho de las dos Marinas: la Alta y la Baixa.

El proyecto Dénia Tasting Life, cuyo carácter y naturaleza abarca toda la comarca; unido a las muchas citas culinarias que vienen celebrándose a lo largo del año en multitud de municipios de la zona vertebran el buen paladar y alimentan la salud gastronómica del norte de la Costa Blanca.

Un paso más hacia esta voluntad integradora y globalizadora es el nacimietno de El Garrofer, una entidad que tiene como razón de ser y objetivo prioritario el poner en contacto a productores y restauradores de la comarca. Y que tendrá como principal consecuencia la puesta en valor de los productos autóctonos de la Marina, permitiendo a vecinos, turistas y visitantes acceder y disfrutar de todos ellos en muchos bares y restaurantes.

El Garrofer busca, por tanto, que las mesas de los establecimientos hosteleros, de los hoteles e incluso de las mesas particulares de cada casa de la comarca utilicen ingredientes y materias primas cultivadas en esta tierra para conservar y difundir el buen aroma que riega toda la Marina. Hablamos de productos como el aceite y el trigo (ya se ha recuperado su cultivo en algunas zonas de El Montgó),  frutas y verdurascítricos característicos, diferentes variedades de vino (que van más allá del afamado Moscatel) pasas, panes de hogaza y hasta legumbres.

Para ello es fundamental acercar a restauradores y productores, dos colectivos esenciales para garantizar que el producto de proximidad, también llamado de kilómetro cero, se conozca y adquiera el reconocimiento que merece.  Este movimiento, que ahora ha tomado forma y se ha hecho palpable, debe completar la tarea que han iniciado ya los mercados de la tierra, de proximidad, que vienen celebrándose en toda la comarca durante los fines de semana, y que han permitido conectar a productores con consumidores, aunque a pequeña escala.

El papel de un sector tan importante para el turismo como el hostelero/hotelero es esencial para continuar con esta labor divulgativa y posibilitar que los turistas y visitantes disfruten de una experiencia única, más allá del tipo de cocina de cada establecimiento, del reconocimiento social de que pueda presumir cada restaurante o de los precios que baraje su carta.

Una aventura en la que también se ha embarcado el Grupo Melic, como orgullosos exportadores que somos de nuestros atractivos turísticos y excelencias gastronómicas. Y un proyecto que compartimos con todos vosotros a través de estas líneas del blog de La Guía del Turista. Seguiremos informando. Y mientras tanto, y siempre que podáis, disfrutad de los productos autóctonos y tradicionales de La Marina.

Leer Más

La conquista de Denia por Jaume I

Dénia y Jaume I: la reconquista

Con la conmemoración del Nou de Octubre vuelve a estar de actualidad la figura de Jaume I como rey cristiano que fundó el Reino de Valencia tras derrotar a los musulmanes, que ocupaban estas tierras de la península desde hacía varios siglos. Aunque el capítulo más recordado y celebrado fue la conquista de la ciudad de Valencia, la campaña militar del monarca se extendió por toda la región hasta recuperar para la cristiandad la antigua Taifa de Daniya (como se conocía a la Dénia islámica) y los vastos territorios que aquella comprendía (gran parte del sur de la provincia de Valencia y la totalidad de la Marina Alta, sin olvidar las Islas Baleares, pese a que éstas ya habían sido conquistadas en otra campaña anterior).

No obstante, la reconquista de la Daniya Islámica no fue a través de las armas, sino tras firmar un acuerdo con los musulmanes, lo que permitió al rey de Aragón conquistar de forma pacífica todos estos territorios. El acuerdo se plasmó muy cerca de la actual ciudad de Gandía, concretamente en la fortaleza de Bairén (que no sólo era una plaza militar, sino también un asentamiento casi urbano en cuya fortaleza interior moraban pobladores civiles),  entre mayo y octubre de 1239. Los firmantes fueron el propio Jaume I, como rey de Aragón,  y el último gobernador de la Daniya islámica, Zaén.

Además del castillo de Bairén, otra fortaleza, en este caso la de El Rebollet, tuvo igualmente un papel clave. Al frente de ella estaba  el almirante Carròs, jefe de la flota del rey y personaje con gran importancia en la conquista de Mallorca. Aunque no llegaron a entrar en combate, sus tropas fueron esenciales como elemento disuasorio en caso de posible conflicto bélico, otorgando una seguridad muy importante al monarca durante el proceso negociador.  Ello explica que una de las torres portuarias del puerto dianense, la que controlaba la entrada y salida de embarcaciones -y el consiguiente cobro de impuestos- recibiría el nombre de Encarrós.

La nueva Dénia: La Vila

A raíz de la conquista de Jaume I, la Daniya Islámica pasó a ser la Vila Cristiana. La ciudad cambió notablemente su fisonomía, refugiándose en el interior de las murallas para proteger a la población y los cristianos de posibles ataques de los ‘infieles’. Hoy aún se pueden observar restos de las calles y viviendas de la antigua Vila, fundada alrededor del año 1304, como núcleo de población fundamental en la ciudad. No fue hasta décadas posteriores cuando, de nuevo, comenzaron las edificaciones extramuros y la Dénia que conocemos hoy día puso sus cimientos para comenzar a expandirse de nuevo paulatinamente.

Leer Más

Actividades en Familia

Recorriendo Dénia y la Marina: Programa de visitas y excursiones

A partir del mes de octubre, y durante el resto del año, tenéis la ocasión de disfrutar de un programa completo de actividades relacionadas con el turismo, el ocio, la cultura y el entretenimiento. Como es costumbre, con la llegada del otoño el Ayuntamiento de Dénia ha hecho público su propuesta semanal de actividades, dentro del espacio denominado Activitats en familia, de cara a la temporada 2019/2020.

La propuesta incluye música y teatro, excursiones por los paisajes y medios naturales de Dénia y otras poblaciones de La Marina Alta,  además de un ciclo de visitas guiadas Arqueología y paisajes, sin olvidar un ciclo de cine infantil en valenciano. Todas ellas son gratuitas, requiriendo algunas de ellas simplemente la confirmación de la asistencia (En el teléfono 96 642 02 60 en el correo electrónico: deniaviva@ayto-denia.es habiendo de plazo hasta las 14 horas del jueves previo a cada excursión).

La programación de este año incluye 9 excursiones que recorrerán paisajes de Jesús Pobre, la Xara, el marjal de Pego-Oliva, Gata, Xàbia, de Forna a Villalonga, el Pla de Petracos, Vall de Laguart, les Marines y el Montgó de Dénia, y las calas de BenissaEn cuanto a la programación de Arqueología y paisajes, están previstas visitas guiadas al Museu de la Mar de Dénia, el Alt de Benimaquia, el puerto de Dénia, la Cueva de la Catxupa (arte rupestre levantino) y la Xara, en relación al arte de la piedra picada.

A lo largo de nuestra web os iremos recordando, por fechas, las excursiones y actividades más destacadas, haciendo hincapié en aquellas que consideremos más interesantes para conocer y disfrutar de La Marina. De momento, para el próximo domingo 7 de octubre os recomendamos la visita titulada “Un  paseo amable por el paisaje rural de Jesús Pobre, con vista incluida al árbol milenario y al Mercat del Riurau.

Para el mes siguiente,  el 4 de noviembre, hay prevista una excursión al Pla de Petrarcos para visitar el bosque de Carrascas de la Marina Alta, del que ya os hablamos en un anterior post del blog de la Guía del Turista. Merece mucho la pensa. Y sólo dos semanas después, concretamente el  18 de noviembre, se organizará una visita de carácter cultural: “Descubrir el palacio del Conde de Dénia”. Sin duda una estupenda ocasión para ilustrarse un poco más sobre la historia de la ciudad acercarse a la importante figura del Duque de Lerma, también Marqués de Dénia.

De cara al mes de diciembre, con el que se dará por concluido el primer trimestre, debéis reservaros en la agenda dos fechas importantes: el domingo dos de diciembre, con una visita para descubrir el paisaje agrícola, árboles monumentales y dunas naturales del término de Dénia, con paradas en La Xara, la Vía Verde y la playa de Las Marinas; y el nueve de diciembre, donde aprovechando el puente tendréis la ocasión de volver al castillo para disfrutar de una visita guiada que os permitirá conocer la antigua Iglesia de Santa María y la Vila medieval de Dénia, incluidos ambos en el interior de las murallas.

Leer Más

Ruta Riusraus Denia

Un recorrido por la ruta de la pansa de Dénia. ¿Te apetece?

Tras un veranito de playa y descanso, arrancamos septiembre con fuerza en el blog de la Guía del Turista (LGT). Por ello, en este nuevo post os proponemos un viaje hacia el pasado, aprovechando este tiempo de vendimia en la Marina Alta.

En concreto, queremos que nos acompañéis en un recorrido que nos conducirá a través de la ruta que seguían esos carros cargados de pasa cuando llegaban a Dénia, al objeto de vender esa preciada mercancía que sería posteriormente embarcada con dirección a Inglaterra, Francia o los Estados Unidos de América.

La actividad, englobada en la oferta que podéis encontrar en la web de la ruta dels riuraus (http://www.rutadelsriuraus.es/ ), describe algunos lugares de este peculiar itinerario que seguían los campesinos y agricultores que llegaban a tierras dianenses cansados después de la temporada de vendimia pero, a la vez, esperanzados en el futuro y ávidos por cobrar una suculenta cantidad de dinero por este manjar tan preciado en aquella época.

El primer alto en el camino lo hacían en la plaza Valgamediós, también conocida como plaza del Oeste, que hacía de portada antes de encarar el centro de la ciudad y, por ende, la fachada marítima de la ciudad. Esos carros, tirados mayormente por mulos, continuaban su periplo a través de las actuales calles Loreto (hoy peatonal plagada de restaurantes donde tapear), Mayor o Pare Pere. En todo caso, siempre en dirección este. Allí, en los viales paralelos o perpendiculares a Marques de Campo, caso fundamentalmente del carrer La Mar, tenían su sede gran parte de los almacenes  de las empresas comercializadores, donde las manos experimentadas de muchas mujeres las seleccionaban con cura.

Muchos de esos almacenes todavía se pueden intuir en la actualidad, ya que su estructura apenas ha cambiado, acogiendo hoy día locales de ocio y algunos restaurantes, especialmente en el citado carrer La Mar. De camino hacia el centro de la ciudad deberéis pasar por la calle Cavallers, sede del Museu Etnológic, dedicado precisamente a esa época dorada y de esplendor económico que vivió la ciudad gracias a todo esta actividad comercial.

Esta fisonomía también queda evidente en la plaza del Convent, donde se puede divisar con facilidad uno de los almacenes más importantes de la época: el Almacén de los Ingleses.

De ahí, bajando por la calle Marqués de Campo nos encaminaremos hacia la zona de “El moll del martell” para coger “La Panseta”, el barco solar de Baleària que comunica las dos vertientes portuarias y que, precisamente, debe su nombre a la importancia de la pasa.

A bordo de esta pequeña pero coqueta y ecológica embarcación nos imaginaremos como viajaban los laúdes que en aquella época transportaban mercancías y pasajeros hasta los grandes barcos (primero grandes veleros y, con el devenir y la revolución industrial, grandes vapores) que, debido a su gran calado, atracaban en medio del puerto. Estas navieras, pertenecientes a distintas compañías, tal y como hemos dicho, zarpaban con toneladas y toneladas de pasa a puertos de medio mundo, dando fama mundial a la pansa de la Marina Alta y otras comarcas colindantes.

Leer Más

Escalda

Agosto con sabor a Moscatel en La Marina

Si hablamos de agricultura y de gastronomía, en la Marina uno de los productos estrella es la uva moscatel. De hecho, muchas de las fiestas y tradiciones que se disfrutan en las poblaciones de la Marina están ligadas a este cultivo, a su siembra, vendimia y también posterior ‘escaldà’. Precisamente esta actividad es una de las citas clásicas y obligadas del verano. Más concretamente de finales de verano, cuando ya asoma la vendimia.

El último fin de semana de agosto el municipio de Jesús Pobre y su conocido riurau vivirán un año más esta tradición convertida en una auténtica celebración que comparten a la par vecinos y visitantes; orgullosos los primeros de rememorar y mostrar cómo se llevaba a cabo el escaldado y secado de la uva, y dichosos los segundos por disfrutar en directo de un proceso que permite conocer un ritual esencial en la cultura e idiosincrasia de esta zona y de este cultivo.

Declarada ya, con mucho merecimiento, Bien de Interés Cultural (BIC) material, l’Escaldà es un ritual que comienza con la propia recolección de racimos, que se trasladan en carro tirado por animales hasta el propio riurau (estructura clásica de piedra y madera que estaba presente en una gran parte de las propiedades y fincas que se dedicaban a este cultivo). Una vez descargada la fruta se efectúa la posterior “tria” para descartar los granos que puedan estar picados o más deteriorados para, a continuación, ir sumergiendo paulatinamente todos los racimos en una cavidad acondicionada expresamente para la ocasión donde brota un líquido especialmente preparado con sosa cáustica cuya elevada temperatura (la cavidad se ha calentado con ramas y leña previamente) produce que los granos vayan abriéndose y desprendiéndose de la piel, facilitando su posterior secado. Este último se lleva a término sobre unos cañizos que se aposentan en los alrededores del propio riurau hasta convertirse en pasa tras airearse y dorarse al sol.

Teulada, también

Un poco más hacia el sur, pero igualmente hacia finales de agosto, también se rinde homenaje a la uva moscatel. Es en otro de los centros neurálgicos de este cultivo, en Teulada, donde se lleva a cabo un variado programa de actos que tienen como hilo conductor al denominado Moscatel de Alejandría. Exposiciones, degustaciones de vino a cargo de los productores de diferentes asociaciones,

Y otras citas culturales y festivas que tienen como guinda el traslado  en carro desde la cooperativa Sant Vicent Ferrer hasta el riurau del bancal Roig de la uva, que allí se cortará y se escaldará para convertirse finalmente en pasa. Todo ello aderezado por actuaciones musicales y cenas populares donde vecinos y turistas comparte mesa, mantel y mucho moscatel.

Leer Más

Bous a la mar

Julio festivo en La Marina

Julio (y también agosto) es sinónimo de fiestas populares y patronales en La Marina. Especialmente en la comarca de la Marina Alta, donde la oferta festiva es tan amplia como variada.

Benissa a finales de abril, Teulada poco después, Jesús Pobre a comienzos de junio, los moros y cristianos de Calpe y Pego, las hogueras de San Juan en Xàbia…citas no han faltado en una mascletà festera que alcanza durante la segunda semana de julio uno de sus tramos más sonoros y espectaculares con las fiestas que Denia dedica a la Santíssima Sang. Dicho de otra forma: la festividad que tiene como emblema los archiconocidos Bous a la Mar, fiesta declarada de Interés Turístico Nacional, además del colorido desfile de carrozas.

Música, baile, eventos culturales y gastronómicos, actividades lúdicas para niños, teatro…el programa de fiestas dianense promete nueve días de diversión y entretenimiento para vecinos y turistas,  con jornadas temáticas dedicadas a diferentes tipos de públicos y espacios distintos donde desarrollar cada uno de los espectáculos planificados. No os perdáis el menú festivo para estos próximos días.

Pedreguer y Ondara toman el relevo

Aún con las fiestas de Dénia en plena efervescencia el municipio de Pedreguer tomará el relevo. La llamada catedral dels ‘Bous al carrer’ ofrece un espectáculo taurino digno de ver con entradas de reses de diferentes clases y ganaderías, que son desafiadas por los quintos provistos de cañas y cañizos. Momentos de cierta tensión en un reto que suelen siempre ganar los jóvenes, que obligan a los astados a retroceder, al menos en sus primeros encuentros. Pedreguer también oferta conciertos musicales y múltiples citas de entretenimiento, pese a que las entradas de toros y suelta de vacas son un clásico irrenunciable que se sirve como indiscutible plato principal.

Y tras Pedreguer, el municipio vecino de Ondara, con las fiestas populares en honor a Sant Jaume, toma el relevo. Si en Dénia los toros se remojan en el puerto y en Pedreguer recorren continuamente las principales calles de la ciudad, en Ondara los astados actúan en la plaza de Toros, la conocida como Joya Levantina, de la que ya hemos hablado en otro post del blog de la Guía del Turista. En este recinto taurino se planifican diferentes actos taurinos que destacan por su originalidad (como el fútbol vaca) o espectacularidad (caso del concurso de recortadores).

En Ondara las penyas tienen igualmente un marcado protagonismo con los ‘garitos’ (casetas) que montan en el recinto de El Prado (antiguo mercado de abastos reformado hace pocos años para la celebración de eventos de todo tipo). Cuando acaben las fiestas en Ondara asomará agosto, y con él las fiestas en Els Poblets, Orba, El Verger, Jalón…y el resto de municipios de la comarca. Una fiesta que no para. ¿Podrás con ella?

Leer Más

Atun rojo

Jornadas del Atún rojo en Benidorm: un homenaje a la tradición almadrabera

Además de playas (buenas) y de sol (mucho), la capital turística de la Costa Blanca ofrece mucho más. El Benidorm más gastronómico luce por su variedad y cantidad, aliñado por un programa de actividades que condimentan esta riqueza culinaria que distingue a toda la zona de La Marina.

En ejemplo más de este buen hacer en la promoción del producto de proximidad son las Jornadas dedicadas al Atún Rojo, que tiene lugar del 4 al 12 de Mayo. Se trata de una experiencia novedosa pues, por primera vez, el atún rojo será el gran y único protagonista. Hasta 15 restaurantes de la ciudad ofrecen durante más de una semana menús dedicados al conocido como ‘cerdo ibérico del mar’, en una iniciativa que pretende también rendir homenaje a la memoria del Benidorm más tradicional, relacionado con el mar y la pesca.

Recuperar la memoria marinera

De hecho, el atún rojo forma parte del ADN de Benidorm puesto que durante siglos sus gentes se dedicaron a calar almadrabas por todo el Mediterráneo. Benidorm contó en su momento con una gran tradición almadrabera que propició que sus gentes, en su mayor parte pescadores, tuvieran un  conocimiento muy extenso y muy intenso sobre cómo capturar este producto tan singular y codiciado.

Los capitanes de almadraba benidormenses eran valorados en todo el mundo, de modo que muchos de sus vecinos se especializaron en la práctica totalidad de los oficios almadraberos. Esta memoria, vinculada al mar y a la tradición pesquera, quiere estar de nuevo presente en una ciudad líder en servicios y tecnología turística que, asimismo, también vela por preservar su historia y su patrimonio.

El ‘cerdo ibérico del mar’

El atún rojo es conocido hoy día como ‘el cerdo ibérico del mar’, por la calidad del producto, la cantidad de despiece que tiene y porque se aprovecha todo. Un producto que se puede elaborar de múltiples maneras: crudo, guisado, a la plancha, en salazón, en escabeche, etc

Ahora sólo queda disfrutarlo en el paladar y conservarlo siempre en la memoria. ¡No os perdáis esta ocasión! Recordad: del 4 al 12 de noviembre Benidorm se vuelca en la pesca del Atún Rojo del Mediterráneo.

Leer Más

Feslali

Feslalí: La fiesta de los almendros en flor

En febrero la Marina tiene una cita ineludible con la Vall del Pop y sus almendros, cuya floración convierte el paisaje en una especie de manto blanco y rosáceo que supone todo un espectáculo para la vista. Como viene siendo habitual en los últimos años, los municipios de esta vall, y especialmente la población de Alcalalí, ofrecen la posibilidad de disfrutar de este fenómeno desde distintos puntos de vista a través del festival ‘Feslalí’, un evento consolidado, singular y que despierta el interés de vecinos y visitantes.

El programa, bajo el lema ‘Te invitamos a  vivir la vida en rosa’, ofrece hasta el 24 de febrero un menú repleto de propuestas y actividades relacionadas con la agricultura, la cultura, la gastronomía, el deporte y el ocio. Entre las principales propuestas, que además se prolongarán durante todo el mes de febrero, se encuentran la Ruta de la Tapa, comidas y dulces con almendras así como visitas guiadas a la Torre Medieval y al Museo Etnológico (de 11 a 14h. con reserva previa).

Concretando, para el fin de semana del 16 y 17 de febrero, os recomendamos una caminata senderista entre almendros en flor, prevista por la mañana para ambas jornadas, así como un Showcooking el domingo a base de cocina con almendra, a las 11h. en la Plaça de l’Ajuntament, a cargo del cocinero Evarist Miralles, del Restaurante El Nou Cavall Verd de La Vall de Laguar, y de la pastelera Rosanna Aramendi, de Pastelería-Panadería Rosanna de Alcalalí. Un poco más tarde, a las 13h., seguirá la fiesta gastronómica con un taller de cocina, también con almendra, dirigido a niños.

Feria de Oficios y Productos de la Tierra

Para el último fin de semana de febrero está previsto uno de los platos fuertes: la organización de la cuarta edición de la Feria de Oficios y Productos de la Tierra, que llevará aparejada un amplio abanico de actividades vinculado a la tierra, a la música y a los productos locales.

La feria se inaugurará a las 11h. de la mañana del sábado 23 de febrero al ritmo de los chirimiteros y la Muixeranga, siguiendo una cata de aceites locales en el Museo Etnológico hacia el mediodía y una actuación infantil a cargo de Dani Miquel, en la Plaça de l’Ajuntament. Por la tarde habrá juegos populares en la calle Porxe (de 16 a 18h.) y música en directo con la Jazzy Makers en la Plaça de l’Ajuntament.

El 24 de febrero, domingo, los aficionados al senderismo podrán disfrutar de otra caminata entre almendros a partir de las 10 de la mañana (con salida desde la Plaça de l’Ajuntament), siguiendo la mañana con un pasacalle de  “Cabuts, dolçaina i tabalet”, la exposición y entrega de los premios de lka Maratón Fotográfica #AlcalalíEnFlor, en el Museo Etnológico; y más juegos populares en la calle Porxe. A las 12.30h. la Mancomunitat Cultural de la Marina Alta (MACMA) presentará el mapa cultural de la Marina Alta; y, por la tarde, más música en directo para clausurar ‘Feslalí’, con la actuación en directo del grupo Els Jóvens, en la Plaça de l’Ajuntament

¡No os lo perdáis! Es una recomendación de la Guía del Turista.

Leer Más