Iglesias en Denia

Rindiendo culto en Dénia: edificios religiosos para visitar (I)

Como en otros municipios, Dénia cuenta con su propia iglesia. En este caso concreto, la capital de la Marina no sólo cuenta con una sino con varias o, mejor dicho, con tres iglesias y un convento, hablando siempre de la vertiente católica del Cristianismo. De las tres iglesias, dos merecen una visita por su mayor historia y valor patrimonial, como también lo requiere el Convent de Les Agustines, enclavado en pleno centro histórico de la ciudad.

En este post del blog de la Guía del Turista hablaremos de dos de ellas.

La iglesia de San Antonio:

Ubicada en la plaza del Convento, su estructura e interés vienen condicionados por su pertenencia a un conjunto arquitectónico formado por el Convento de San Antonio de Padua, fundación franciscana del siglo XVI que se erigió años más tarde (primera mitad S.XVII) en la plaza. Este conjunto sufrió graves daños tanto en la Guerra de Sucesión como en la Guerra del Francés y la Guerra Civil.Su estado actual corresponde a la remodelación efectuada en el S. XVIII.

La portada es de orden dórico con una hornacina venerada que contiene una imagen moderna de San Antonio de Padua. Esta iglesia es de planta con forma de cruz latina, inscrita en un rectángulo, con una nave y 8 capillas laterales; y el alzado se ordena con pilastras de orden dórico sobre pedestales. En su interior destaca una gran cruz esmaltada con escenas de la Biblia que preside el altar mayor, la cual fue esculpida en 1990 por el orfebre alemán Egino Weiner, artista con diversas obras expuestas en el museo

La Iglesia de Nuestra Señora de La Asunción

De estilo barroco mesurado, la Iglesia de Nuestra Señora de La Asunción data del siglo XVIII. La encontraremos en el epicentro de la ciudad, en la plaza de la Constitución (junto al Ayuntamiento), ocupando el espacio donde antiguamente se asentaba la Capilla de Sant Roc. De hecho, se alza en el lugar donde se hallaba la antigua ermita de San Roque, el hospital y algunas casas. Sufrió importantes daños durante la Guerra del Francés y fue reconstruida en 1939, tras la finalización de la Guerra Civil Española.

Está construida en mampostería y ladrillo, aunque la piedra sillar se emplea en todo el zócalo, y presenta una fachada con dos puertas: la de acceso al templo y la de la “Capella del Roser” o de St. Roc. La construcción se halla cubierta a dos aguas, llamando la atención la cúpula central, cubierta con tejas azules y descansando sobre un tambor octogonal. La planta de la iglesia muestra una contundente cruz latina circunscrita en un rectángulo y la nave se desarrolla en 4 tramos cubierta con una vuelta de cañón con lunetas, además de capillas laterales rematadas con cúpulas circulares. Igualmente sorprende el amplio crucero con cúpula de media naranja y presbiterio de dos tramos flanqueado por dos recintos: una sacristía y la Capilla de la Comunión.

Destaca la imagen policromada de la Asunción, en la hornacina central, y a sus lados, los santos Vicentes –Ferrer y Mártir-patronos de Valencia, así como los frescos de fines del SXVIII o principios del S. XIX presentes en las pechinas de la cúpula y el crucero, que representan a los cuatro Evangelistas y a los Santos Padres de la Iglesia Occidental. En cuanto a orfebrería lo más destacado es la cruz procesional del segundo cuarto del S. XVII.

Ambos edificios merecen una visita para comprobar todos estos elementos descritos y empaparse de la historia de la ciudad. Lugares de culto y con sabor a historia, de la que son testimonios como, antaño, también lo fueron otras dos iglesias que moraban en el interior del castillo, en la conocida como la Vila Vella, aunque éstas (de las que nos quedan algunos restos únicamente) merecen otro post en la web de La Guía del Turista.

Leer Más

Sella Font Major

Sella: Descubre la Ruta del Agua

¿Nos acompañáis al interior de la Marina Baixa? A los pies del PuigCampana y la Serra d’Aitana encontramos varios municipios con mucho encanto. Uno de ellos es Sella, cuyos paisajes de montaña esconden algunos lugares casi mágicos que permiten disfrutar de la naturaleza sin prácticamente abandonar la línea costera.

Sella es un pequeño pueblo que no llega a mil habitantes, pero que constituye un ejemplo de aprovechamiento de los recursos naturales. Su pasado morisco ha dejado huella con toda una compleja y sofisticada red de acequias que permiten aprovechar el agua para el riego. Todo ello podremos recorrerlo a pie siguiendo la conocida Ruta del agua, que ofrece una divertida excursión de unos 6 kilómetros de distancia.

Para comenzarla, podemos dejar nuestro vehículo en la zona de aparcamientos de Sella. Después nos dirigiremos hacia el cementerio y tomaremos la carretera que discurre más cercana al río hasta llegar a la Font del Pí y el Pont de l’Alcàntera sobre el río Arc.

Cruzaremos el puente y seguiremos la carretera que nos lleva hasta la Font de l’Alcàntera, de donde brota un agua clara y transparente que discurre por varias acequias para regar las huertas a ambos lados del río.  Seguimos por un pequeño sendero sobre la acequia que sigue por el margen izquierdo del río y llegaremos al Toll de l’Alcàntera o Poza de la Alcántera, que tiene un  área recreativa.

El camino sigue por una pista no asfaltada entre bancales y que pasa por detrás de una vivienda. A continuación nos toparemos con el Molí d’Álvaro,  el único molino restaurado de los tres que quedan en pie en el municipio de Sella. Seguimos río arriba y llegaremos al paraje del Salt, donde se unen el río de Les Voltes (o río Sella) y el río l’Arc (que viene desde Benimantell). Llama la atención la gran cantidad de acequias que proceden del río Sella.

Una vez aquí, volvemos a la carretera de Sella. Si seguimos el camino junto a la acequia llegaremos a la Font Major.

La Font Major

Se trata de uno de los mayores atractivos de Sella, cuyo ayuntamiento se ha encargado de preservar y mantener el paraje de una forma adecuada, hasta el punto de que dispone de aseos, barbacoas y mesas. Pero lo más destacable es la poza que presenta. Está preparada para el baño, y aunque no es muy grande sí es profunda, agradable y está muy limpia. Eso sí: al estar rodeada de árboles hay sombra continuamente, lo que provoca que el agua esté bastante fría. Tal y como hemos dicho, el entorno es espectacular, con  una vegetación mediterránea típica en la que destacan las carrascas, pinos y algarrobos.

La Font Major también permite la acampada, aunque para ello habrá que solicitar el permiso correspondiente  al ayuntamiento de Sella.

Leer Más

Ocaive (Foto Wikiloc)

De ‘Castellets’ por La Marina: Ocaive

En este nuevo post del blog de la Guía del Turista os proponemos una visita al Castellet de l’Ocaive. Esta pequeña fortaleza, de la que hoy restan en pie algunos muros y estructuras de piedra, tuvo antaño un importante papel, acogiendo a los señores feudales que tenían bajo su dominio gran parte del actual término del municipio de Pedreguer. Su situación geográfica, en lo alto de una peña, permitía divisar cualquier posible intrusión en la zona, por lo que para acceder al mismo habremos de transitar a pie por una bonita ruta senderista que nos permitirá, al mismo tiempo, disfrutar de la naturaleza y practicar un poco de deporte.

La ruta, que parte de Pedreguer, nos permitirá también disfrutar del patrimonio cultural de la zona, en forma de antiguos sistemas de aprovechamiento del agua, así como el trabajo de la piedra en seco. En el camino encontraremos minas de agua, pozos, ribazos, caminos de piedra y otros elementos destacables. Un importante legado que se ha conservado hasta nuestros días, y que nos permite hacernos una idea de cómo era la vida por estas tierras hasta no hace demasiado.

Arrancaremos desde la conocida Ermita de Sant Blai, situada en la parte más alta de Pedreguer. Descenderemos unos metros por el antiguo víacrucis y nos desviamos por una senda que discurre en paralelo a varias canalizaciones de agua, de diferentes antigüedades. Todo ello tras divisar un panel que nos indica el camino a seguir.

Siguiendo el mismo, pasaremos junto a un gran depósito de agua, que recoge las aguas procedentes de Ombrereta, una antigua mina de agua que forma parte de un sistema hidráulico inaugurado en 1887, y que sigue abasteciendo de agua a Pedreguer. Merece la pena detenerse un momento para echar un vistazo al antiguo acueducto, la mina de agua, y leer la información del panel explicativo. En este punto también encontramos una mesa de picnic.

Desde la pequeña zona recreativa de Ombrereta, la senda se vuelve cuesta arriba y comenzamos el ascenso hacia el Castellet de l’Ocaive, situado en lo alto de un pequeño collado. Ya en lo más alto podremos disfrutar de las bonitas vistas.

Tras descansar y contemplar lo que resta de esta antigua y pequeña construcción medieval, regresaremos hasta la bifurcación anterior para comenzar el ascenso que nos llevará hasta el Camí dels Pouets (camino de los pozos), una partida rural que se localiza en la Muntanya Gran de Pedreguer y en la que destacan gran cantidad de aljibes y pozos que hay en  relacionados con la explotación agropecuaria. Como detalle curioso resaltar que durante el siglo XIX y principios del XX hubo un gran auge del cultivo de uva moscatel, para su posterior transformación en pasa. Se calcula que había unas unas 500 casas diseminas por las partidas de Els Pouets y la Font d’Aixa, en término de Pedreguer. El difícil acceso, la escasa rentabilidad y otros motivos, propiciaron el abandono de estas tierras a partir de la segunda mitad del siglo XX.

Ya sólo nos quedará seguir las indicaciones en la misma senda, atendiendo siempre a las bifurcaciones, para regresar a Pedreguer (punto de salida), por el propio Camí dels Pouets

Leer Más

Exposición del ninot

Dénia y La Marina, en falles

Llega el mes de marzo y con él, las fallas. La Marina, en general; y Dénia (donde más monumentos se plantan), en particular, comienzan a prepararse para vivir la fiesta de la pólvora. Durante las tres próximas semanas se celebrarán una serie de actos y eventos que servirán para calentar el ambiente hasta la llegada de la trilogía festera, que se prolonga desde el 17 al 19 de marzo, ambos inclusive.

Como aperitivo, y de los buenos, desde el blog de La Guía del Turista os recomendamos que visitéis la exposición del ‘Ninot’. Este año, además de acoger a los muñecos más destacados de cada comisión fallera (aquellos que se salvarán de las llamas), la muestra se ha acomodado en un espacio innovador y fantástico: la antigua lonja.

El edificio, rehabilitado durante meses, se abrió al público hace sólo unas semanas, brindando un espacio abierto, con mucha luz, diáfano y que en pleno puerto supone un escenario perfecto para ésta y otras exposiciones de gran importancia. De hecho, sólo en una semana habían pasado por allí más de 2.000 personas.

La muestra podéis visitarla hasta el próximo 10 de marzo, domingo, en horario de 10:30 a 13:30 y de 17:00 a 21:00 horas. Ese mismo día, el calendario fallero ha reservado otras tres citas de diferente índole. En el cruce de la calle Diana y el Passeig del Saladar l’Agrupació Artística Musical de Dénia ofrecerá un concierto de pasodobles que servirá para homenajear a título póstumo al músico y compositor dianense Norberto Cervera.

Prácticamente a la misma hora en la zona de Els Quatre Cantons habrá un evento gastronómico. En concreto un concurso culinario, denominado ‘Máster Coca’, que tendrá como producto las cocas típicas de La Marina, cocinas por los niños y niñas de la comisión. Y en la plaza del Oeste, a partir de las 13.30h., la comisión que lleva el mismo nombre rendirá homenaje a su bandera, en un acto protocolario y festivo que terminará con el lanzamiento de una mascletà.

Para la próxima semana, a partir del 15 de marzo, llegarán los primeros trabajos de la ‘plantà’, a la que seguirán pasacalles, verbenas, ‘mascletaes’, la tradicional ofrenda de flores y la cremà del monumento, prevista para el 19 de marzo por la noche: la conocida como ‘Nit del Foc’.

Leer Más