torre carrals

De visita a Torre Carrals

El Ayuntamiento de Déna ha iniciado el proceso para declarar Bien de Interés Cultural (BIC) los conventos de las Agustinas, San Antonio y Jesús Pobre. En la actualidad, según consta en el inventario general del patrimonio cultural valenciano, existen sólo  seis BIC en el término de Dénia: la casa fortificada de la partida de Benitzaina, el castillo y las murallas, la ermita de Sant Joan, y las torres de la Almadrava, del Gerro Y Torre Carrals. A esta última queremos dedicarle mención aparte en el blog de la Guía del Turista, por su importancia como elemento arquitectónico, histórico y patrimonial.

Aunque la torre se encuentra en el interior de una propiedad privada (sólo puede observarse desde el exterior), sus orígenes están relacionadas con la defensa del territorio, al formar parte de un conjunto de fortificaciones. Torre Carrals fue levantada entre los siglos XVI y XVII.  Se presenta como cuerpo prismático de planta cuadrada ataludada en su base. El lado mide aproximadamente cinco metros, siendo su altura de diez o doce. Su fábrica es de mampostería con las esquinas reforzadas con sillares.

Además de la importancia de la torre como elemento arquitectónico, resulta especialmente atractivo el entorno en el que se sitúa: una zona agrícola de cultivo de cítricos y con sólo algunas fincas y viviendas familiares diseminadas, por lo que permite disfrutar del paisaje típico de esta zona del mediterráneo.

A Torre Carrals se puede acceder a través de una ruta llana que discurre mayoritariamente por el término municipal de Dénia, hasta su extremo oeste, en la confluencia de los términos de Ondara y El Verger.  El recorrido tiene su inicio en el camino del Pous dels Pilars, frente al Hospital de Dénia,  y pemite visitar, además deTorre de Carrals, el árbol monumental conocido como l’Olivera del Diluvi, así como la Vía Verde que transcurre sobre el trazado del antiguo ferrocarril que unía Dénia y Carcagente, del cual ya os hemos hablado también en este blog.

En familia, en pareja, en grupo…y cualquier día. ¡Os lo recomendamos!

Leer Más

ruta molinos

La ruta de los molinos del Montgó

El Parque Natural de El Montgó ofrece distintas rutas para disfrutar del paisaje, las vistas y un fantástico patrimonio natural y también cultural y arquitectónico.

Una de las formas de hacerlo es recorriendo la conocida como ruta de los molinos que separa Dénia y Xàbia, que nos permitirá visitar el conjunto de molinos de viento de mayor importancia histórica de la Comunidad Valenciana: los once molinos de viento de la Plana.

Este itinerario que une ambas ciudades está considerado de dificultad media y se extiende a lo largo de 8.8 km, por lo que tardaremos en torno a tres horas en completarla. Se inicia al final de la playa de Les Rotes, concretamente desde la Torre del Gerro. Desde aquí, empieza una subida con unas majestuosas vistas panorámicas de Denia, de la costa valenciana y la bahía de Jávea.

La ruta recorre la zona de Las Planes y los escarpados acantilados de Cabo de San Antonio, un lugar perfecto para descansar o hacer un picnic mientras observamos a Jávea a un lado y a Denia al otro. Con un poco de suerte podremos avistar cetáceos, ya que el Cabo de San Antonio es una zona habitual de paso de algunas especies de ballenas como el Torcualo.

La senda prosigue a través de matorrales, bosque y viejas granjas, así como por los emblemáticos molinos de viento para después descender hasta el puerto de Jávea con sus pintorescos yates y barcos pesqueros

Molinos de trigo

Estos molinos son uno de los principales alicientes de la ruta. El más antiguo de ellos data del siglo XIV, aunque la mayoría tienen un origen en el XVIII . Desde la construcción del primer molino y hasta finales del siglo XIX, estas edificaciones de piedra constituyeron una parte importante de la economía regional. Se utilizan fundamentalmente para moler trigo.

Tres de estos molinos son propiedad del ayuntamiento de Jávea y se han reparado progresivamente. En 2008 se llevó a cabo la primera iniciativa para repararlos aunque la iniciativa no ha tenido continuidad.

Leer Más

fallas

Fuego, música y pólvora en La Marina

Ya huele a pólvora. Ya se escucha la música. Ya llega la primavera. Ya están aquí las fallas. En Valencia…y también en La Marina. Dénia, Pego, Calpe y Benidorm ya calientan motores para vivir con intensidad la fiesta josefina. A lo largo de esta semana los ninots irán progresivamente ganando la calle para dibujar esas creaciones de cartón-piedra que admiran al mundo entero.

Porque desde el pasado mes de diciembre, las fallas son Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad de la Unesco. Un nombramiento que asegura la supervivencia de esta fiesta, de este arte y de esta celebración social y cultural protagonizada por el fuego. Una fiesta que, tal y como reconoció la Unesco, “salvaguarda las artes y oficios tradicionales” mediante esculturas satíricas creadas por artistas locales.

Efímeras pero intensas, las fallas son una fiesta singular donde las haya.  Además del componente estrictamente artístico (colorido, formas, belleza…) esos ninots responden a unos parámetros relacionados con la sátira y la crítica social, como se puede comprobar en los mensajes que los acompañan. Además, falleros y falleras, con sus vestimentas típicas se encargan de animar las calles y barriadas donde se asienta el monumento al ritmo de los pasodobles que tocan las muchas bandas que esos días hacen horas extras durante los pasacalles.

Pero si la música es un componente esencial de las fallas, no lo es menos la pólvora. La de las tracas que se lanzan cuando se recogen a las falleras, la de las mascletàs que se disparan en cada distrito fallero y la de los fuegos artificiales que se lanzan cuando el monumento está consumiéndose por las llamas.

Ese fuego purificador que hace desaparecer esas fantásticas creaciones en un abrir y cerrar de ojos, pero que es componente esencial para cerrar un ejercicio y abrir inmediatamente otro. Porque el ciclo de las fallas no para. Las lágrimas que llenan de brillo la cara de las falleras el día 19 por la noche se convierte en entusiasmo y esperanza a partir del mismo día siguiente.

Capítulo aparte merece la ofrenda de flores a la Virgen de los Desamparados, especialmente en Dénia. Uno de los actos más importantes y esperados por falleros y falleras, que expresan su devoción hacia la patrona con una ofrenda de flores que sirve para confeccionar el manto de la virgen en la plaza del Convento. Las comisiones falleres se visten sus mejores galas y hacen ostentación de diseños florales durante la mañana del día 19, festividad de San José.

Leer Más

isla faisanes

Isla Faisanes en Benidorm

Una isla en medio de un mar de rascacielos: Isla Faisanes en Benidorm

Siete hectáreas y unos 400 metros de longitud en una jungla de cristal poblada de rascacielos. Isla Faisanes, en Benidorm, es una de las imágenes más características y singulares de la capital turística por antonomasia de la Costa Blanca.  Símbolo de Benidorm, este islote situado frente a las playas de Levante y Poniente es uno de los muchos atractivos de la ciudad, especialmente el valor ecológico de su flora y fauna marina – que tanto gusta y atrae a los buceadores-,  y por los espectaculares atardeceres y amaneceres que dibuja.

Hasta ella se llega con un barco que sale desde el puerto de Benidorm, en la zona de Poniente, y que se puede coger por unos 14 euros. En sólo 20 minutos alcanzaréis el islote, disfrutando de un bonito y agradable paseo.

La leyenda del Gigante Roldán

La Isla de los Faisanes no es más que una formación geológica relacionada con la Serra Gelada, el parque Natural que separa Benidorm de Altea en la misma línea costera. Sin embargo, son varias las leyendas e historias mitológicas  que se cuentan sobre el origen de este islote, en su mayoría relacionadas con el gigante Roldán. La leyenda cuenta que éste se enamoró de una bella dama a la que amó profundamente. Pero la amante cayó enferma, necesitando para sobrevivir los rayos del sol.

Roldán, desesperado, asestó un tremendo golpe a la montaña del Puig Campana (cuya hendidura es visible y famosa), desprendiendo parte de ella. El peñasco en cuestión viajó al mar formando esta isla, con lo que Roldán consiguió demorar la puesta del sol durante unos minutos. Aunque su amada terminó muriendo, el temido gigante llevó el cuerpo de su mujer hasta la isla para que allí descansara,  dejándose ahogar a su lado sin dejar de cogerle la mano.

Una excursión y una experiencia que, más allá de leyendas, gigantes y atardeceres de película, os recomendamos durante vuestra estancia en Benidorm. Lo disfrutaréis.

Leer Más