Museo chocolate Vila

La Vila…y su fábrica de chocolate

Sus orígenes marineros, sus playas, sus singulares fachadas de colores frente al mar…hablamos de la Vila. Pero, si por algo es conocida la capital administrativa de la Marina Baixa es también, y en gran medida, por su tradición chocolatera. Allí reside una de las marcas de referencia en el sector, Chocolates Valor. Su trayectoria, productos y buen hacer se pueden obsevar con detenimiento en el Museo del Chocolate Valor, cuya visita os recomendamos desde el blog de La Guía del Turista.

Creado en 1998 y reconocido por la Generalitat Valenciana en 2008 como Museo Valenciano del Chocolate, sus instalaciones dan a conocer el proceso de elaboración de este rico alimento, su conservación e investigación. Posee además una de las mejores colecciones de maquinaria de esta industria chocolatera.

Se ubica en el que, antaño, fue sede de la pequeña fábrica familiar. De hecho, el museo permite al visitante recorrer los 500 años de historia de este alimento, desde los tiempos en que el cacao se molía en piedra hasta la actualidad. El recorrido por dentro de la fábrica se realiza por una pasarela alta y acristalada que bordea las instalaciones y a la que se accede mediante una escalera. A continuación van sucediéndose toda una serie de paneles explicativos que ilustran al visitante sobre los orígenes, las variedades de cacao existentes, su introducción en España y los utensilios empleados a través de los siglos para su consumo.

Las imágenes del chocolate fundido se entremezclan con el olor a cacao y el sabor a tradición, en una sucesión de  tabletas, onzas, bombones, cacao en polvo y otros tantos productos que harán al visitante la boa agua. Entre las dependencias visitables se incluye igualmente un pequeño jardín en el que se podrá observar la existencia de auténticas plantas de cacao –en una especie de invernadero- así como algunas piezas de maquinaria que se empelaban años atrás en la elaboración de los productos chocolateros, caso de tipos de moldes antiguos para elaborar tabletas, huevos de pascua, bombones… Y junto a ellos una gran cantidad de anuncios, etiquetados, fotografías antiguas, etc .

La zona de envasado también se puede visitar, así como una pequeña exposición de la evolución del logo de la marca, de etiquetas y algunas esculturas completaban la visita. La visita concluirá en la tienda, donde se suele ofrecer una pequeña degustación de diferentes tipos de chocolates.

En suma, un auténtico placer para los sentidos.

Leer Más

playa calpe

Baños de sol en la Marina: Las playas y calas de Calpe

Aunque es mayormente conocida por el Peñón de Ifach, el municipio costero de Calpe es uno de los principales núcleos turísticos de La Marina. Sus más de13 km de costa, en la que se reparten con 14 playas y calas, así como su oferta gastronómica y de servicios convierten a Calpe en un referente en la zona sur de la Marina Alta.

En Calpe podréis elegir entre playas kilométricas de arena fina y dorada, pequeñas calas de arena o costas vírgenes de rocas con acantilados. Sin duda entre su oferta playera destacan, por encima del resto, el Arenal-Bol y La Fossa-Levante. La naturaleza urbana de ambas y su extensión kilométrica las hacen ideales para pasear relajadamente, o disfrutar de los deportes y actividades náuticas.

No obstante, si indagamos un poco más podremos hallar otras zonas de baño más tranquilas pero igual o más atractivas. Y es que la oferta de calas que encontramos en Calpe constituye también uno de sus principales alicientes, siendo lugares perfectos para la práctica del submarinismo, los deportes náuticos o simplemente relajarse y dejar pasar el tiempo escuchando el sonido del mar.

Aquí os dejamos algunas de ellas. Simplemente se trata de buscarlas y disfrutarlas:

Cala del Morelló

¿Quién dijo que no puede haber calas urbana? Como ejemplo está Cala Morelló. Situada en el paseo marítimo Infanta Elena, junto a la Torre del Molí o del Morelló (S. XIX), esta pequeña pero nostálgica cala nos transportará a tiempos pasados. De hecho, allí encontraremos  los conocidos Baños de la Reina, una estructura de época romana que siglos atrás albergó una antigua piscifactoría y unas termas.

Cala La Manzanera

En un entorno seductor se esconde La Manzanera. Enclavada junto al anfiteatro natural que da nombre a esta misma cala, nos permitirá disfrutar de las vistas de los edificios del arquitecto Ricardo Bofill, que fueron modelo de la arquitectura avanzada de los años 70 por su colorido y concepción geométrica.

Cala Gasparet

El acceso por mar es el único modo de llegar a esta pequeña y tranquila cala natural de grava y cantos rodados,  que tiene como fondo la alargada silueta de la Sierra de Toix. Muy recomendable.

Cala El Collao

Hacia el sur de Cape encontraremos la cala El Collao, Al igual que Gasparet, sólo podremos acceder a ella por mar, aunque el esfuerzo valdrá la pena. Sus  70 metros de longitud y su  entorno natural único a hacen especialmente recomendable para la práctica del buceo y la pesca. No dejéis de visitarla.

Leer Más

Cereza

En junio…La Marina sabe a cereza

Un paisaje teñido de blanco, repleto de cerezos en flor, se puede observar y disfrutar durante los meses de mayo y junio en el interior de La Marina. Una invitación al ecoturismo y una experiencia para los sentidos. Una oportunidad para el turismo activo y gastronómico. Todo ello lo podemos encontrar estas semanas en la Vall de Gallinera, donde sus municipios viven con intensidad la recolección, comercialización y festividad de la cereza, producto por antonomasia en esta zona del interior de La Marina Alta.

Los habitantes de Benissivà, Benitaia, Benialí, Benirrama y Alpatró están volcados en la fiesta de la recolección de este fruto y también se abren estos días, más que nunca, para que turistas, visitantes y vecinos de otros municipios de la Costa Blanca se adentren y saboreen todo lo que implica el mundo de la cereza.  La gastronomía, por tanto, tiene mucho protagonismo, con once restaurantes de estos municipios que ofrecen los platos más tradicionales del valle, siempre con la cereza como denominador común.

Todos ellos se han unido para diseñar una ruta gastronómica que permite recorrer todo el valle compartiendo mesa y mantel con los mejores productos y tradición culinaria de esta zona de la Marina. En Benissivà el restaurante Ta Casa, Raval o el Bar La Font, presentan entre otros platos un pato a la cereza, coca de cereza o mousse de yogur con cereza.

En Benialí son el bar Tarraso, el restaurante l’Aplec, Sabors, Jabalí o la cafetería Bar Estanc Isa, los que se han sumado a esta ruta de la cereza con platos espectaculares como el pollo relleno de cerezas con sala de dos texturas del restaurante Sabors. En Benirrama son el restaurant Miró Cuina, y el Bar Roca, los que ofertan menús realizados con cerezas; mientras que en Alpatró también colabora el restaurante Keles con un solomillo de cerdo a la brasa con salsa ahumada de cereza.

Además de disfrutar de las mejores viandas, con la excusa de la cereza podéis aprovechar esta incursión en el interior de la Marina para conocer estos y otros municipios que conforman la Vall de Gallinera, donde a pocos  kilómetros de la costa tenemos todo un mundo por descubrir en el que tradición y gastronomía aderezan un menú en el que el patrimonio rural y arquitectónico, la riqueza paisajística y el turismo activo (con rutas de senderismo o en bicicleta) constituyen la estructura fundamental.

Desde el blog de la Guía del Turista os recomendamos que visitéis les Valls de la Marina tanto estos días como en cualquier época del año. ¡Hacerlo y nos lo contáis!

Leer Más

Uva moscatell

La uva moscatel: uno de los tesoros de La Marina

La riqueza y variedad gastronómica que tenemos en la Costa Blanca, en general; y en el norte de la provincia de Alicante, en particular; está maridada con unos vinos singulares, propios de esta zona y relacionados con un excepcional producto que, hace miles de años, encontró acomodo en estas tierras: la uva moscatel de Alejandría.

Se trata de una variedad muy apreciada en toda España que destaca por su potencia aromática y las enormes posibilidades que ofrece para elaborar diferentes caldos, desde blancos y espumosos, bien para aperitivo o para acompañar con mariscos, pescados y comidas ligeras; hasta licores dulces como la conocida mistela, que tanto gusta por estos lares para acompañar el postre o como guinda, tras el almuerzo o la comida, para dejar un agradable sabor en el paladar.

¿Por qué en La Marina?

El Moscatel de Alejandría es propio de La Marina porque en estas tierras encontró las condiciones climáticas y orográficas perfectas para su desarrollo. Las propiedades del suelo, la temperatura estable y suave de este rincón del Mediterráneo así como, y en gran medida, su proximidad al mar, hacen que esta variedad, considerada una de las mejores del mundo, crezca con alegría aportando toda su riqueza a la gastronomía local y regional.

Estas condiciones relacionadas con el ecosistema de la Marina se completan con las características propias de este tipo de vides, capacitadas para resistir sequías prolongadas y relativamente fáciles de cultivar. Por el contrario, la producción no puede alcanzar nunca los números que ofrecen otras variedades, aunque este factor también contribuye, al mismo tiempo, a mejorar la calidad de los vinos que se obtienen en cada añada.

La aportación de la uva moscatel de Alejandría no sólo la catamos en la mesa, sino que también se puede observar y degustar a través de los paisajes que ofrecen sus cepas, que con su gran tamaño dibujan un horizonte muy peculiar especialmente en toda la zona del Vall de Pop hasta alcanzar prácticamente la costa de Teulada y Benissa. Riqueza paisajística que cambia con las estaciones, ofreciendo una gama de colores verdes y terráceos digna de contemplar.

Obviamente muchas fiestas y tradiciones de las poblaciones de la Marina están ligadas a este cultivo, a su siembra, vendimia y también posterior ‘escaldà’ (actividad de la que hemos hablado en otros posts del blog de la Guía del Turista y que se todavía se puede conocer en la fiesta que tiene lugar a finales de agosto en la localidad de Jesús Pobre).

Leer Más

Pedalear por Xabia II

Pedalear por La Marina: Las mejores vistas de Xàbia sobre tu bicicleta

El turismo activo es uno de los principales atractivos que ofrece La Marina. El buen clima, la variedad de paisajes y la existencia de rutas, caminos y senderos señalizados propician que tanto la Marina Alta como la Marina Baixa presenten una oferta de actividades al aire libre que permiten practicar deporte de una forma sencilla y entretenida.

Posibilidades hay muchas, aunque en este post del blog de la Guía del Turista nos montaremos sobre la bicicleta para recorrer pedaleando parte de la costa de Xàbia. En concreto os proponemos una ruta de miradores cuyas vistas y espectacularidad compensará con creces el esfuerzo sobre las dos ruedas.

Se trata de un recorrido de 27 kilómetros que podremos recorrer en unas tres horas y con un nivel de dificultad medio. Aunque tiene algunas rampas nada despreciables (que podremos hacer bajando de la bicicleta y caminando tranquilamente), lo cierto que es que no podemos calificar esta ruta de dura, más de bien de rompe piernas Ciertamente no se la puede considerar una ruta dura, si bien debemos estar habituados a coger la bicicleta.

La espectacularidad de la ruta nos permitirá disfrutar de unas fantásticas del Cap de Prim, el Cap Negre, el Cap de la Nao, el Cap de Sant Antoni. A lo largo del recorrido podréis deteneros en 13 de los 15 miradores, que permitirán contemplar el término de Jávea y disfrutar de su flora y belleza paisajística.

La ruta arrancará y finalizará en el parking de la playa de El Arenal y os llevará hacia el Parque forestal de La Granadella, bordeando una serie de urbanizaciones para ir atacando cada uno de los puntos que completan esta ruta de ida y vuelta. Primero pasaréis por Cala Blanca y, posteriormente,  os dirigiréis por Caletes hacia al Portitxol para llegar a la Meseta de La Guardia. Pasaremos por Pesqueres, Ambolo, el Castell de La Granadella…como principales puntos de interés.

Se trata, como hemos dicho, del recorrido a través de senda y pequeña forestal rodeada de pinos, por lo que podremos aprovechar la sombra y refrescarnos, cuando las temperaturas sean elevadas, si es que la decidimos hacer en verano o en franjas horarias en las que apreté el sol y el calor característico de nuestra zona.

Ya sabéis: coged la bicicleta y a disfrutar de Jávea y de La Marina. ¡Ya nos contaréis!

Leer Más

Banderas azules

La playas de La Marina, más azules que nunca

El litoral de la Marina luce más azul que nunca. Lo hace gracias a las 24 banderas azules que se izarán durante este verano en las dos comarcas de la Marina. En total, 37 distintivos (24 banderas en la Marina Alta y 13 en la Marina Baixa). Dénia y la Vila, con seis y cuatro banderas respectivamente, son las ciudades turísticas con más reconocimiento en sus costas, si bien Benidorm, Xàbia, Teulada y Calp no desmerecen con tres banderas azules.

Las banderas azules, concedidas por Adeac (la Asociación de Educación Ambiental y del Consumidor), reconocen la calidad de las aguas y de los servicios con lo que cuenta cada punto costero donde se iza. Supone una certificación internacional de primer orden, junto a las banderas Qualitur que otorga la Generalitat Valenciana.

En la Marina Alta…

En la comarca de la Marina Alta habrán hasta 24 banderas azules, que se reparten entre las seis de Dénia, que dobla así su número de distintivos (les Bovetes, les Marines, Molins, Punta Raset –que se mantienen- y la Marineta Cassiana y les Deveses-que lo reciben por primera vez), las tres de Xàbia (la Grava, l’Arenal y la Granadella), una del Poble Nou de Benitatxell, la Cala Moraig; tres de Teulada (el Portet, l’Ampolla y les Platgetes), una de Benissa, la Cala Fustera y tres de Calp (la Fosa, Cantal Roig y Arenal Bol), a las que se debe sumar las del Real Club Náutico de esta misma localidad.

En el caso de Dénia también crecen los distintivos para puertos deportivo, ya que al Real Club Náutico se le suma esta vez una bandera para Marina de Dénia

…y en la Marina Baixa

En la Marina Baixa ondeará la bandera azul en las playas de la Roda, l’Espigó y Cap Blanc, de Altea; el Racó de l’Albir de l’Alfàs del Pi; Llevant, Mal Pas y Ponent, de Benidorm; la Cala, de Finestrat y Varadero, Ciutat, la Caleta, Bon Nou y Paradís, de la Vila Joiosa. De la misma forma, la playa de l’Espigó de Altea se estrena recibiendo por primera vez esta importante distinción.

Una excelente noticia para residentes y turistas, que podrán disfrutar este verano con unas playas de calidad, dotadas con los servicios y características necesarias para garantizar el disfrute de los bañistas y usuarios. Recordad que en La Marina podéis encontrar kilómetros y kilómetros de costa que combinan dunas y planicies de arena fina con playas de canto rodado y calas de extraordinaria belleza y riqueza paisajística. ¡No dudéis en recorrerlas!

Leer Más

Atun rojo

Jornadas del Atún rojo en Benidorm: un homenaje a la tradición almadrabera

Además de playas (buenas) y de sol (mucho), la capital turística de la Costa Blanca ofrece mucho más. El Benidorm más gastronómico luce por su variedad y cantidad, aliñado por un programa de actividades que condimentan esta riqueza culinaria que distingue a toda la zona de La Marina.

En ejemplo más de este buen hacer en la promoción del producto de proximidad son las Jornadas dedicadas al Atún Rojo, que tiene lugar del 4 al 12 de Mayo. Se trata de una experiencia novedosa pues, por primera vez, el atún rojo será el gran y único protagonista. Hasta 15 restaurantes de la ciudad ofrecen durante más de una semana menús dedicados al conocido como ‘cerdo ibérico del mar’, en una iniciativa que pretende también rendir homenaje a la memoria del Benidorm más tradicional, relacionado con el mar y la pesca.

Recuperar la memoria marinera

De hecho, el atún rojo forma parte del ADN de Benidorm puesto que durante siglos sus gentes se dedicaron a calar almadrabas por todo el Mediterráneo. Benidorm contó en su momento con una gran tradición almadrabera que propició que sus gentes, en su mayor parte pescadores, tuvieran un  conocimiento muy extenso y muy intenso sobre cómo capturar este producto tan singular y codiciado.

Los capitanes de almadraba benidormenses eran valorados en todo el mundo, de modo que muchos de sus vecinos se especializaron en la práctica totalidad de los oficios almadraberos. Esta memoria, vinculada al mar y a la tradición pesquera, quiere estar de nuevo presente en una ciudad líder en servicios y tecnología turística que, asimismo, también vela por preservar su historia y su patrimonio.

El ‘cerdo ibérico del mar’

El atún rojo es conocido hoy día como ‘el cerdo ibérico del mar’, por la calidad del producto, la cantidad de despiece que tiene y porque se aprovecha todo. Un producto que se puede elaborar de múltiples maneras: crudo, guisado, a la plancha, en salazón, en escabeche, etc

Ahora sólo queda disfrutarlo en el paladar y conservarlo siempre en la memoria. ¡No os perdáis esta ocasión! Recordad: del 4 al 12 de noviembre Benidorm se vuelca en la pesca del Atún Rojo del Mediterráneo.

Leer Más

Turismo rural y ecologico

Turismo ecológico y rural: descubriendo el paisaje de La Marina

Si os gusta el turismo rural y ecológico, si queréis descubrir La Marina desde otro punto de vista, desde la Guía del Turista os invitamos a disfrutar del programa “Descobreix el paisatge 2019”, que ofrece un conjunto de diez visitas por diferentes poblaciones de la Marina Alta donde, de la mano de los productores agroalimentarios, podréis recorrer huertos de almendros, olivos, naranjos, viñas, cerezos, trigo, perelloners, algarrobos, arroz, ciruelos, limoneros y hortalizas.

En esta iniciativa, que cumple su segunda edición, participan un total de 17 productores y productoras de la comarca, el 70% de los cuales hace agricultura exclusivamente ecológica. Descobreix el paisatge os permitirá recorrer huertos de almendros, olivos, naranjos, viñas, cerezos, trigo, perelloners, algarrobos, arroz, ciruelos, limoneros y hortalizas, en una iniciativa en el que colaboran distintos ayuntamientos como los de Dénia, Jesús Pobre, Teulada, Vall de Ebo, Alcalalí, Pedreguer, Pego y Benissa, además de la Mancomunidad Vall de Pop y la MACMA.

El programa, que se inició en el mes de noviembre, se reanudará el próximo de mayo con una visita a la Vall de Gallinera para conocer una cooperativa de cerezas de montaña, el producto típico de esta zona de la Marina. Un mes después, el  de junio, el turno será para Teulada y Moraria, que proponen una visita a la  Finca de lavanda, viñas y cooperativa, y a la Finca La Cuta, perteneciente a la Cooperativa de Teulada.

En julio será el turno para los municipios de Sagra y Dénia,que se han inclinado por las frutas tropicales de esta zona y la cerveza artesanal. Las iniciativas parten de las empresas La bacorra y Cerveceria de la Marina Alta. El tres de agosto podréis observar lo que se conoce como Huerta Sana en las zonas de Pego y Llíber, mientras que el 14 de septiembre Joan Gasquet, en La Xara; y Pego Natura, en la citada localidad, tomarán el relevo.

De nuevo Dénia, con el huerto del restaurante Pont Sec; y la cooperativa de la Vall de Ebo coparán la cita del 20 de octubre, finalizando el programa la visita a l’Hort de l’Alè, en Pedreguer; y el Hort Obert, en Dénia

Las visitas son gratuitas, así como el desplazamiento en autobús desde Dénia hasta las poblaciones donde se desarrolle la actividad. Las plazas son limitadas y las personas interesadas en asistir se tienen que inscribir antes del mediodía del jueves previo a cada visita enviando un correo electrónico con los datos personales al correo deniaviva@ayto-denia.es. Todas las visitas saldrán a las 9.30 horas desde la Casa de Cultura de Dénia (exceptuando las de los meses de julio y agosto, que se realizarán por las tardes, a las 17.30 horas).

Leer Más

jardin albarda

Un oasis de paz y belleza: El Jardín de l’Albarda

Es un lugar un tanto escondido, pero en el que la naturaleza y la mano del hombre han combinado a la perfección para dibujar un oasis donde pasear, leer un buen libro, reflexionar…simplemente relajarse y disfrutar. Hablamos del jardín de L’Albarda, naturalmente.

Con más de 700 especies autóctonas, para los expertos se trata de un lugar de referencia en el mundo de la jardinería mediterránea. Tiene una  superficie de 50.000 m2 y cuenta, además, de una amplia colección de rosas y palmeras. Está Situado en el término municipal de Pedreguer, muy cerca de Denia y Xàbia, y llama su atención por la gran biodiversidad botánica que atesora, repartidos entre un jardín formal y otro silvestre.

En primavera es posiblemente cuando el Jardín de la Albarda exhibe todo su esplendor, aunque cualquier día es una buena excusa para visitarlo. De hecho, en todas las épocas del año se pueden encontrar plantas en flor, colores y olores variados que la naturaleza regala al visitante. El espacio tiene, además, un modelo de sostenibilidad a seguir, pues tiene plantas autóctonas, adaptadas a nuestro clima y suelo, con un mínimo consumo de agua.

Flora, paisaje y arte

No obstante, su valor no sólo reside en el contenido, sino también en el continente. Y es que, más allá de la riqueza de especies que atesora, el Jardín de la Albarda recrea la imagen de los antiguos jardines renacentistas valencianos, influenciados por la cultura árabe. De hecho, el visitante puede observar paseos, pérgolas y fuentes de una gran belleza que nos ayudarán a viajar a tiempos pasados.

Por todas estas características, este cóctel interesantísimo de botánica, ecología, paisajismo, sostenibilidad y arte hace que el Jardín de la Albarda sea un proyecto único en el conjunto de la Comunidad Valenciana. A ello contribuye su naturaleza privada, ya que está promovido por Enrique Montoliu y la fundación Fundem, pese a lo cual el recinto puede ser visitado sin necesidad de solicitar permiso alguno y de forma gratuita.

El papel de esta fundación está muy relacionada con el jardín, ya que se dedica a la adquisición de monte y terrenos de alto valor ecológico con la finalidad de su preservación, su restauración y estudio. Es decir, a recuperar y poner en valor el patrimonio natural.

Leer Más

Castillo de Denia

¿Qué ver en el castillo de Dénia? Puntos imprescindibles:

El castillo es el gran emblema de Dénia y, sin duda, el elemento más importante de su destacable patrimonio. Esta fortaleza fue antaño plaza estratégica para la defensa y símbolo inequívoco del poderío e influencia de la ciudad, siendo en la actualidad escenario de obras de conservación y restauración, así como de innovadoras propuestas de difusión. Aunque su diseño se remonta la a época islámica, entre los siglos XI y XII, es uno de los elementos patrimoniales que define la topografía histórica del núcleo urbano.

Desde la Guía del Turista recomendamos su visita, no sólo para que os empapéis con la historia de Dénia, sino también para disfrutar de las inmejorables vistas que ofrece de la ciudad, de la línea costera y del Montgó. Su privilegiada ubicación, sobre una colina situada en el centro urbano, lo convierte en un lugar fantástico para hacerse una idea de la variedad y riqueza paisajística que oferta la ciudad. Además, su accesibilidad permite subir rápidamente hasta el punto más elevado y hacerlo acompañado de niños.

Podéis haceros fácilmente con un plano, díptico o desplegable donde figuren los puntos más destacados del castillo de Dénia. No obstante, y para haceros boca, os resumimos aquí los que consideramos como imprescindibles:

-Palau del Governador/Museo Arqueológico: Ubicado en la parte más elevada del castillo, en dos estancias conocidas como “Palau del Governador” (palacio del gobernador), atesora en su seno el pasado de la ciudad, que explica su formación y evolución, así como el porqué de sus formas actuales y de la idiosincrasia y forma de vida que distingue a su población. Incluye información de las épocas ibérica, romana, musulmana y cristiana.

-El Palau Vell y las Escaleras del Duc de Lerma: En una de las actuaciones más recientes que se han llevado a cabo en castillo se ha procedido a restaurar toda la zona del Palau Vell y, en especial, las escaleras que permiten ascender a la zona superior del mismo.  Su restauración y puesta en valor no sólo permiten admirarla en todo su esplendor, sino también que el castillo recobre su grandeza renacentista y redescubre la existencia de estructuras y contextos de un antiguo palacio andalusí, que dataría del año 1.100 aproximadamente y que habría sido la vivienda de altos cargos de la época.

-La Torre del Consell: Además de fortaleza defensiva, el castillo también se convirtió en la cocina donde a partir de los siglos XV y XVI la clase política y los personajes influyentes marcaban la agenda y decidían sobre el futuro del municipio. Lo hacían en el denominado Consejo de la ciudad (Consell de la Vila), que se reunía en una torre levantada en el siglo XV y cuyo nomenclatura, Torre del Consell, recuerda su grandeza como centro de poder y de toma de decisiones. Desde el punto de vista arquitectónico destaca la bóveda de crucería de su sala interna, con una ventana geminada con arcos lobulados, que enlaza la arquitectura puramente defensiva con el primor del gótico civil valenciano más tardío.

-La Vila Vella: La conquista de Dénia por el Rey Jaume I en 1244 y, por ende, su incorporación a la corona de Aragón, ejercerá en años posteriores un gran impacto en el urbanismo de la ciudad, que buscará su espacio en el interior del recinto de la muralla.

Es así como en 1308 se funda La Vila, un espacio que nació como plaza militar pero que albergó manzanas con viviendas, calles e infraestructura urbana con un marcado carácter gótico. Siglos más tarde la Guerra de Sucesión pondrá fin esta vida urbana en el interior del castillo, devolviendo a la fortaleza un papel exclusivamente estratégico, defensivo y militar.

Leer Más