Mirador del Coll de Rates

Caminando por la Marina: De Alcalalí al Coll de Rates

Hay muchas formas de recorrer La Marina. Una de ellas es caminando, a través de sus numerosas rutas de senderismo. En este nuevo post de la Guía del Turista os invitamos a que nos acompañéis hasta la Vall del Pop para darnos un paseo que nos lleve desde Alcalalí hasta el Coll de Rates, desde donde disfrutaremos de unas bonitas panorámicas. La ruta es de poco más de 10km. y se puede hacer en unas 3 horas y media.

La ruta parte de la plaza del Ayuntamiento de Alcalalí. Tomaremos la calle Ravalet y al final de la misma giraremos hacia la derecha para alcanzar el río Xaló. A los pocos metros nos desviaremos a la izquierda para cruzar el mismo, frente a una gran balsa, y seguiremos nuestra ruta por una pista asfaltada que recorre campos de naranjos, almendros, olivos y vides. Llegaremos hasta un cruce. En este primero, deberemos seguir por la izquierda, pero cuando nos topemos con una segunda intersección, giraremos a la derecha, continuando siempre por la vía principal. Un algarrobo sostenido por un pilar de piedra nos indicará que el camino es correcto.

Más tarde dejaremos una pista de tierra a la derecha y proseguiremos recto hasta llegar al inicio del Camí de Tàrbena indicado con una señal vertical. Nuestro recorrido seguirá por esta antigua vía de comunicación para iniciar progresivamente el ascenso. Tras 1’5km. de subida, y tras llegar a la cima, nuestra ruta enlazará con el PR CV158 El Carrascar de Parcent, que nos llevará hasta uno de los principales puntos de interés: el mirador del Coll de Rates, un paso que comunica les Valls del Pop i de Tàrbena que históricamente fue frecuentado por bandoleros. El mirador nos permitirá disfrutar de unas vistas fantásticas.

Cuando hayamos descanso,  iniciaremos el descenso por la misma vía. La senda, conocida como el Camí de les Revoltes o de la Pansa, nos permitirá observar los escalones de piedra que, antaño, facilitaban el tránsito de la gente entre los pueblos de Tàrbena y Alcalalí a pie, en burro o mula. Durante el descenso podremos observar el perfil de la población de parcent así como percibir los aromas de algunas especies típicas del Mediterráneo como el romero, el tomillo o el brezo.

Enlazaremos con el Camí dels Pous, dejando atrás uno de los pozos que da nombre al camino y llegaremos finalmente a la carretera, para girar a la derecha en dirección hacia Alcalalí hasta llegar al Camí dels Molins. Por este último habremos de seguir durante un trecho, con la única compañía de naranjos y almendros a ambos costados, hasta llegar a la ermita de San Joan Mosquera, que formaba parte de una antigua alquería morisca. Una vez aquí habremos de continuar en dirección Alcalalí a través del camino inicial.

¡No olvidéis llevar calzado cómodo, protección solar y una mochila con agua y algo de comer!

Aquí tenéis más información de la ruta.

Leer Más

DeniaCasetaParePere6z

El Pare Pere: Un símbolo para Dénia y La Marina

El ‘Pare Pere’ es uno de los personajes históricos más carismáticos y venerados por los ciudadanos de Denia, si bien su figura también alcanza  una gran devoción en  otros  municipios  de  la  Marina Alta. Y es que Fray  Pedro  Esteve (1583-1658) fue un personaje  capital  en  la  vida  dianense,  hasta  el  punto  de  que  a  él  se  le  atribuye  el  inicio  de  las  fiestas  patronales  de  la  Santíssima  Sang, patrona de la ciudad (tienen lugar siempre durante la primera quincena de julio y son conocidas básicamente por las actuaciones de ‘Bous a la Mar’).

Nació  en  Dénia,  en  una  casa  de  la  calle  Loreto (actualmente conocida por su carácter peatonal y por acoger un gran número de restaurantes y tascas),  donde  hay  una  placa  que  lo  atestigua,  y  su dimensión responde no sólo al tipo de vida que llevó,  caritativa y ejemplar a los ojos del cristianismo, sino también por los  milagros que se le atribuyen y que llevó a cabo durante su existencia.   El  hecho  más  relevante  que  se  le  reconoce  fue  librar  a  los  vecinos  de  Dénia  de  la  enfermedad  del  cólera.  Para  ello,  cuentan  que  en  el  año1633    hizo  sacar  en  procesión  la  imagen  de  la ‘Santísima  Sang” y,  después  de  bendecir  unos  panes,  se  los  dio  a  comer  a  los  enfermos,  quienes  según  la  tradición  sanaron  inmediatamente.

La ermita: los orígenes

Parece ser que el ‘Pare Pere’ pasó  mucho  tiempo  dedicado  al  retiro,  a  la  oración  y  a  la  meditación. Gran parte de este periplo vital lo paso en las faldas del Montgó, en el mismo lugar donde hoy día se levanta la ermita del ‘Pare Pere’, construida en homenaje  a  esta  vida  santa  y  espiritual que llevó el religioso. De hecho, junto a la ermita puede verse  la  choza  abovedada  de  piedra  en  la  que  parece  ser  que se guarecía asiduamente cuando se retiraba a rezar (según relata una tradición nunca desmetida),  y  que  también  ha  quedado  como  punto  de  peregrinación. Algunos  estudios  recientes  de  historiadores  locales  atestiguan  que  esta  construcción  se  realizó  a  modo  de  aljibe  con  el  fin  de  recolectar  aguas  pluviales  procedentes  de  las  torrenteras  del  Montgó,  en  el  S.XVII.  Lo  más  probable  es  que  el  franciscano  utilizara  este  habitáculo  para  protegerse  de  situaciones  climáticas  adversas,  ya  que su  creación  probablemente  es  anterior  a  la  ocupación  por  Fray  Pedro  Esteve.

La  construcción  de  la  ermita, situada a 2’6 km. de la ciudad, se llevó  a  cabo  en  el  S.XX., concretamente en la década de los 80.  Su  interior  alberga  escenas  (en  imágenes  de  cerámica)  de  la  vida  y  obra  de  Fray  Pedro  Esteve.  Tal y como hemos dicho está enclavada junto a la  propia  ‘caseta’  del  Pare  Pere y es un punto estratégico, no sólo por su simbolismo, sino porque a muy pocos metros de allí arranca el Camino de la Colonia, arteria principal para recoger el Montgó. La ermita se puede  alcanzar  ascendiendo  por  el  camí  de  Sant  Joan  y  posteriormente  el  Camí  del  Assagador  de  Santa  Llúcia; o bien  iniciar  el  recorrido  desde  la  Plaza  de  Jaime  I  tomando  la  Avda.  del  Montgó  y  seguidamente  el  Camí  Pou  de  la  Muntanya  hacia  arriba,  para  después  seguir  la  indicación  que  nos  conducirá  por  la  carretera  de  la  Colònia  del  Montgó.

Una  vez  terminada  la  visita,  podemos  aprovechar  para  recorrer  el  “Via  Crucis”  que  asciende  por  el  Montgó  y  nos  regala  unas  espectaculares  vistas  de  Dénia  y  alrededores,  además de  invitarnos  a  disfrutar  de  la  naturaleza.    La  caseta  del  Pare  Pere  permanece  siempre  abierta, aunque para visitar la ermita deberemos ceñirnos al horario en el que oficia la misa y tienen lugar otras actividades litúrgicas.

Leer Más

Torrecarrals2

De ruta por La Marina: Torrecarrals, la Olivera del Diluvi y la Vía Verde

Practicar senderismo, hacer un poco de ejercicio, dar un paseo al aire libre, estirar las piernas…lo podemos llamar de muchas formas. Para todo ello necesitamos voluntad, buen tiempo y rutas, a poder ser, sencillas y atractivas. Todos estos requisitos se cumplen en La Marina. De hecho, en el blog de la Guía del turista ya os hemos facilitado en artículos anteriores algunas rutas interesantes para disfrutar.

Hoy os proponemos otra de ellas, que nos permitirá disfrutar de Torrecarrals, la llamada Olivera del Diluvi i La Vía Verde, que ocupa el antiguo trazado del ferrocarril que unía Carcaixent y Dénia, suprimido en 1969. La ruta, de carácter circular, discurre mayoritariamente por el término municipal de Dénia, hasta su extremo oeste, en la confluencia de los términos de Ondara y El Verger, por un itinerario prácticamente llano, caracterizado por el cultivo de cítricos y bellas edificaciones de épocas pasadas.

Nuestro recorrido tiene su inicio en el camino del Pous dels Pilars, frente al nuevo Hospital de Dénia. A través de un camino asfaltado encontraremos en poco espacio de tiempo la Torre de Carrals. Situada a una altitud de 44 metros sobre el nivel del mar., esta fortificación fue construida entre los siglos XVI y XVII, es de planta cuadrangular y presenta diferentes elementos llamativos como una especie de casetón. Aunque bien merecería una visita por su arquitectura, la torre se encuentra en una propiedad privada, por lo que sólo podremos observarla desde el exterior.

Tras rebasar Torrecarrals, el camino inicia un ligero descenso y enseguida se localiza, en su margen derecho, el olivo monumental conocido como l’Olivera del Diluvi. Se estima que este magnífico ejemplar de nueve metros y medio cumple en la actualidad ochocientos años. Además de su edad y altura, destaca el tamaño de su tronco, con un diámetro de más de tres metros.

Seguimos en dirección al camino del Palmar, atravesando antes el llamado Pont de Fusta o Barranc de l’Alberca, por donde fluye un pequeño río cuyo caudal varía en función de la época del año.  La ruta se adentra unos metros por el margen izquierdo del cauce, aguas abajo, para luego volver al camino del Pou dels Pilars y posteriormente conectar, en dirección norte y este, respectivamente, con los caminos del Palmar y de Pego.

Desde el Camino de Pego enlazaremos fácilmente con la citada Vía Verde, por donde circulaba antaño el tren de vía estrecha más antiguo de la península. Su primer tramo, entre Carcaixent y Gandía, data del año 1864, cuando empezó a funcionar el tranvía con tracción animal a lo largo de sus 35 km de vías. En 1884 se realizó la prolongación hasta Denia, ya como un ferrocarril de tracción a vapor. Hoy en día este trazado se ha convertido en un magnífico itinerario para el disfrute de ciclistas y peatones. Dispone de señalización y áreas de descanso, permitiendo disfrutar del paisaje rural y agrícola típico de esta zona del mediterráneo.

Abandonada la Vía Verde, la ruta se adentra, en dirección sur, por la Colada de Sant Pere y el Camí de la Bota, por una zona en la que destacan antiguas edificaciones residenciales de gran belleza arquitectónica situadas en el Tossalet d’Ametla , el Tossalet del Carmen y sus inmediaciones. Por último, a través del Camí Vell de Ondara, nuevamente en dirección oeste, retornaremos a nuestro lugar de origen, poniendo fin a esta entretenida ruta.

Leer Más

puig

Sobre la bici: escalando el Macizo del Puig Llorença

La Marina es un paraíso en muchos sentidos. También para los amantes del ciclismo, que encuentran en esta región un escenario perfecto con montaña y tramos de llano que permiten un entrenamiento óptimo para los profesionales y una experiencia fantástica para los aficionados que acostumbran a disfrutar de este deporte los fines de semana.  Todo ello, aderezado con un ingrediente fundamental: el privilegiado clima de que disponemos, con muchas horas de sol y temperaturas suaves que invitan a la práctica deportiva.

Escenarios hay muchos y variados, aunque uno de los más conocidos es la Sierra de Llorença, una pequeña y estrecha alineación montañosa ubicada la punta de Moraira y el Cabo de la Nao.  La recordaréis si la habéis subido o la visualizaréis si pensáis en la Vuelta Ciclista a España, que lleva dos años celebrando una etapa con final espectacular en la cumbre del Puig Lorença (la urbanización que la habita y da nombre a la etapa se conoce como Cumbres del Sol), a 440 metros sobre el nivel del mar y cuya ascensión asegura una dura y sufrida batalla hasta alcanzar la meta. De hecho, esta cima es ya uno de los lugares más solicitados para los amantes del turismo deportivo que atrae por igual a leyendas del ciclismo como Induráin y Perico Delgado, o a ciclistas aficionados anónimos de algunos países de Europa, especialmente de Países Bajos, donde existe una gran pasión por el deporte de la bicicleta.

Todo ello ha ido contribuyendo a que El Poble Nou de Benitatxell se esté convirtiendo en uno de los lugares de referencia para el ciclismo internacional. De hecho, el municipio ha comenzado a promocionarse en algunos países de Europa como destino de turismo deportivo.

Subiros a la bici… ¡y seguidnos!

Una vez analizada la teoría, vayamos a la práctica. Subiros a la bici que arrancamos. Comenzaremos la ascensión al puerto en el núcleo de Alcásar, pedanía de Benitachell. Dicho municipio cuenta con unos 5700 habitantes (2012), siendo más del 70 % de su población de origen extranjero. Se trata de una intensa subida, sin apenas respiro, aunque que en su primera parte encontramos un pequeño resguardo con la existencia de una urbanización. Sin embargo, pasada la misma, el recorrido queda abierto a la entrada del viento o el calor, que pueden incrementar la dureza del ascenso. Lo mejor es marcar un ritmo constante, no agobiarse, apretar los dientes y tirar hacia arriba.

Como premio final, disfrutamos de magníficas panorámicas del Mar Mediterráneo, con posibilidad de divisar la isla de Ibiza, la isleta de Benidorm, el cabo de San Antonio, la Nao, Ifach, Albir y casi la totalidad de la comarca de la Marina. ¡Ánimo, que merece la pena!

Leer Más

cavall verd

El Cavall Verd: El último reducto de la resistencia de los Moriscos

Con una altura de 793 metros, el Cavall Verd es una montaña que se sitúa entre los términos municipales de Benigembla y Vall de Laguart, en la comarca de la Marina Alta. Es uno de los macizos más elevados de la provincia de Alicante y su nombre evoca la figura legendaria de un caballo verde que los moriscos esperaron en vano, ante el enfrentamiento contra el ejército de Felipe III. El mismo se produjo a consecuencia de la publicación en 1609 de un edicto de expulsión dictado por el mismo monarca.

Muchos de estos moriscos eran ricos y poderosos puedes habían acumulado gran cantidad de pertenencias, dinero y tierras. Sin embargo el edicto dejaba bien claro que no podían llevarse consigo las mismas, ni tan siquiera esconderlas, bajo amenaza de pena de muerte. Únicamente tenían derecho a cargar el equipaje que fueran capaces de transportar encima. Es más, el documento obligaba a todos los moriscos a abandonar con la máxima celeridad tierras españolas y volver a África, disponiendo únicamente de tres días para llegar a Denia y embarcar,  pues pasado ese tiempo ya no se garantizaba su seguridad.

El Castillo del Pop

En el collado de la montaña de El Cavall Verd se encuentran los restos del Castillo de Pop, uno de los últimos reductos de la resistencia de los moriscos del antiguo Reino de Valencia. La cima del Cavall Verd constituía un enclave perfecto, ya que estaba muy protegido por las montañas y desde aquel punto era fácil comunicarse mediante señales con otros puntos del interior. Además, el puerto de Dénia se encontraba muy próximo, por lo que prácticamente no había un sitio mejor para resguardarse, lo que hicieron mediante la construcción de un castillo: el Castillo del Pop.

Unos 17.000 moriscos acampados en la cima de la montaña del Pop, armados con hondas, piedras y alguna ballesta, se enfrentaron a cinco mil soldados españoles de los tercios de Nápoles y Sicilia que integraban una máquina militar perfectamente pertrechada y armada. Como resultado de aquel combate, el ejército de Felipe III masacró a miles de moriscos y el resto se refugió en los escarpados riscos del Cavall Verd, cima cuyo nombre evoca precisamente la figura legendaria de un caballo verde que esperaron en vano para que los salvara. Allí resistieron unos pocos días sin agua ni alimento hasta su capitulación final.

Con aquella revuelta desesperada, los moriscos de la Marina Alta intentaron oponerse a la decisión de la monarquía española de expulsarlos de la patria de sus antepasados, donde como herederos de la cultura islámica habían vivido durante siglos. Se perdió dos tercios de su población: desde los puertos de Denia y Jávea partieron unos 42.000 moriscos rumbo a Orán en un exilio forzoso y que pasó factura al antiguo Reino de Valencia desde un punto de vista económico, demográfico, social y cultural, suponiendo un duro revés para el Reino de Valencia, en general; y para la Marina, en particular.

Leer Más

montgo

De senderismo por el Parque Natural de El Montgó

El Parque Natural de El Montgó es uno de los mayores tesoros que tenemos en la comarca de La Marina, presentando diferentes posibilidades para visitarlo y disfrutarlo practicando senderismo. Rutas hay muchas, tanto por una cara como por la otra de la montaña, si bien os dejamos aquí un breve resumen con las principales sendas que os permitirán llegar a puntos simbólicos y de interés. Tomad nota, ir preparando las zapatillas, la botella de agua, la mochila…y no os perdáis:

Asentamientos ibéricos: Con una dificultad media- baja, la excursión está diseñada sobre una distancia de seis kilómetros y una duración de aproximadamente de 3 horas 30 minutos. Arranca desde el antiguo vertedero de Benimaquia, pasando por los restos Iberos del alto de Benimaquia, el Coll de Pous y el Pic de l´Àguila.

Cova del Gamell: Ruta lineal de 11 kilómetros (ida y vuelta) por el antiguo camino de La Colonia Agrícola del Montgó que podríamos cubrir en casi dos horas a pie o en unos 50 minutos Desde la plaza Jaume I accedemos por el Camí Pou de la Muntanya hasta la ermita Pare Pere. Sólo 100 metros más arriba se inicia el camino de tierra, donde encontramos un panel informativo que seguiremos hasta llegar a La Cova del Gamell.

Cova de l’Aigua- Racó del Bou: Ruta de dificultad media y unas tres horas de duración que se iniciará desde la plaza Jaume I, Camí Pou de la Muntanya, Ermita del Pare Pere y Camí de La Colonia. A los pocos metros tomaremos a la derecha la senda ascendente hacia la Cova de L’Aigua. Tras superar unos escalones encontraremos tres compartimentos de distintas épocas utilizados para embalsar agua, y una inscripción romana del año 238.d.c. Suele estar inundada y requiere linterna. Regresamos por la misma senda y a unos 200 metros cogemos el desvío a izquierda hacia el Racó del Bou, primero por un tramo ascendente que luego baja hasta enlazar con el final del Camí de la Colònia.

La Creueta: Hay varios accesos para llegar al punto más alto (753 metros) del Montgó: Desde Jesús Pobre: Llegamos a Jesús Pobre, donde iniciaremos el camino remontando el barranco de l’Hedra hasta la parte superior de la montaña, para alcanzar finalmente la cruz. La media son 6 horas de trayecto para recorrer una distancia de 14 kilómetros. Desde Dénia: tomaremos el Camí de la Colònia hasta el final del mismo (Racó del Bou).

Aquí encontramos a la izquierda la senda que asciende de manera suave y constante hasta la zona llana del Montgó, entre piedras erosionadas de afilados cantos y gran cantidad de matorral bajo. Tras caminar 1.200 metros encontramos a nuestra izquierda una zona marcada con piedras que nos indica el desvío a la Creueta de Dénia

Leer Más

olleta

De excursión a la Illa de l’Olleta (Altea)

Una de las opciones que tenemos para visitar la Costa Blanca y, más en concreto, la comarca de La Marina Baixa, es Altea. Un lugar con encanto, cuyo casco histórico representa como pocos la esencia del mediterráneo, con callejuelas estrechas pero bien conservadas, fachadas blancas, rincones perdidos, miradores privilegiados y una gastronomía envidiable.

Pero Altea también nos brinda la posibilidad de adentrarnos en el mar para visitar, frente a su costa, un paraje no menos encantador: La Illa de l’Olleta, que forma parte del Parque Natural de Serra Gelada, del que también os hemos hablando en el blog de La Guía del Turista, siendo muy recomendable su visita.

Se puede llegar en barca, aunque si lo vuestro es el deporte o el espíritu aventurero, una muy buena opción es llegar en kayak, ya que la travesía es corta y no resulta complicada. De hecho,  la isla tiene un par de calitas donde dejar nuestra embarcación, que podemos alquilar previamente en uno de los muchos establecimientos que hay en la zona.

De camino a L’Olleta podremos alcanzar la Isla Negra, de origen volcánico, donde podremos darnos un chapuzón y para refrescarnos o, incluso, hacer snorkel. Si retomamos nuestra ruta, en pocos minutos alcanzaremos la Isla de la olla o illeta de Altea, donde podremos disfrutar de un par de calas (una de arena y la otra, de rocas), con fantásticas vistas a la Serra Gelada y al Puig Campana, que hallaremos al fondo, en el horizonte.

Además de sus aguas cristalinas y la riqueza de sus fondos marinos llenos de vida, gracias a los bosques de posidonia y la cantidad de especies marinas que se pueden encontrar entre las rocas o en fondos arenosos cercanos a la costa, l’Olleta tiene como otro de sus grandes atractivos unos restos arqueológicos de época romana. Tras pasar unas horas de diversión haciendo kayak, buceando y disfrutando del mar, debemos regresar a tierra firme antes de que se haga muy tarde y nos sorprenda la noche.

Y todo ello, a sólo un paso de Benidorm, donde también encontraréis otra isla que podréis disfrutar haciendo una excursión. Disfruta La Marina con La Guía del Turista. ¡Síguenos!

Leer Más

jp

Camina y disfruta de la naturaleza de Jesús Pobre

Uno de los grandes atractivos de Jesús Pobre es su entorno rural y agrícola. Situado a medio camino entre Dénia y Jávea, al amparo del Montgó y rodeado de campos de vides, Jesús Pobre ofrece un gran abanico de posibilidades para disfrutar del medio ambiente y de la naturaleza.

La nueva Guía de Senderismo Rural que acaba de editar el municipio es un ejemplo de la apuesta que Jesús Pobre hace por un turismo sostenible donde tienen cabida el patrimonio rural, el deporte, el comercio tradicional, la agricultura y las actividades al aire libre en familia.

Esta nueva guía, que se une a otras propuestas complementarias como la Ruta dels Riuraus (en la que sigue colaborando activamente todo el equipo de La Guía del Turista), no sólo indica rutas para descubrir los encantos del Jesús Pobre más rural, sino que también incorpora información del patrimonio rural, comercial y hostelero. Y lo hace en tres idiomas: valenciano, castellano e inglés, como ejemplo de la diversidad que caracteriza a esta pequeña pero encantadora población.

La guía, ilustrada con colores distintos, fotografías de gran calidad y textos descriptivos, ofrece fundamentalmente cuatro propuestas para disfrutar del paisaje practicando deporte, con sendas circulares que empiezan y acaban en la plaza del pueblo:

-La primera de ellas, denominada Portalet – Coll de Pous, se podría calificar como la senda más singular. Pertenece al ámbito del Parque natural del Montgó y tiene un grado de dificultad medio-alto.

-La segunda senda, conocida como Bassa dels Moros, Alquería de Bisserot, Racó de Tafarra y Quatre Cantons, permite disfrutar de las casas típicas de Jesús Pobre, el paisajismo de viñas y el conjunto hidráulico de la Bassa dels Moros y pinadas.

-La tercera senda da la posibilidad de observar árboles monumentales que destacan por su edad, conservación y espectacularidad. Especies características del Mediterráneo como la  olivera milenaria que aún resiste al paso de los años junto al límite municipal de Xabia, o los cipreses monumentales del cementerio.

-La cuarta y última senda que incluye la guía muestra las casas tradicionales de la arquitectura rural valenciana del siglo XIX así como vistas espectaculares de todo el término municipal. En este caso la ruta nos llevará por la senda dels Tres Molins,  cuatre cantons, racó tafarra y pou del ti simó.

Leer Más

ruta molinos

La ruta de los molinos del Montgó

El Parque Natural de El Montgó ofrece distintas rutas para disfrutar del paisaje, las vistas y un fantástico patrimonio natural y también cultural y arquitectónico.

Una de las formas de hacerlo es recorriendo la conocida como ruta de los molinos que separa Dénia y Xàbia, que nos permitirá visitar el conjunto de molinos de viento de mayor importancia histórica de la Comunidad Valenciana: los once molinos de viento de la Plana.

Este itinerario que une ambas ciudades está considerado de dificultad media y se extiende a lo largo de 8.8 km, por lo que tardaremos en torno a tres horas en completarla. Se inicia al final de la playa de Les Rotes, concretamente desde la Torre del Gerro. Desde aquí, empieza una subida con unas majestuosas vistas panorámicas de Denia, de la costa valenciana y la bahía de Jávea.

La ruta recorre la zona de Las Planes y los escarpados acantilados de Cabo de San Antonio, un lugar perfecto para descansar o hacer un picnic mientras observamos a Jávea a un lado y a Denia al otro. Con un poco de suerte podremos avistar cetáceos, ya que el Cabo de San Antonio es una zona habitual de paso de algunas especies de ballenas como el Torcualo.

La senda prosigue a través de matorrales, bosque y viejas granjas, así como por los emblemáticos molinos de viento para después descender hasta el puerto de Jávea con sus pintorescos yates y barcos pesqueros

Molinos de trigo

Estos molinos son uno de los principales alicientes de la ruta. El más antiguo de ellos data del siglo XIV, aunque la mayoría tienen un origen en el XVIII . Desde la construcción del primer molino y hasta finales del siglo XIX, estas edificaciones de piedra constituyeron una parte importante de la economía regional. Se utilizan fundamentalmente para moler trigo.

Tres de estos molinos son propiedad del ayuntamiento de Jávea y se han reparado progresivamente. En 2008 se llevó a cabo la primera iniciativa para repararlos aunque la iniciativa no ha tenido continuidad.

Leer Más

ruta ermitas

¿Conoces la ruta de las ermitas de Pego?

Además de ofrecer los encantos del parque natural de La Marjal, el municipio de Pego ofrece en su término municipal distintos encantos relacionados con la naturaleza y el patrimonio. Ejemplo de ello son las diferentes ermitas, que invitan a un recorrido singular que permite conocer también la historia local.

La ruta alcanza las ermitas de Sant Miquel, Sant Antoni, Sant Sebastià, Sant Joaquim y Sant Josep. La primera de ellas marcará el inicio de nuestra visita. Está enclavada en la calle Sant Miquel o Ravalet y fue construida en el siglo XVI.

Retomaremos nuestra marcha a pie desplazándonos hasta la ermita  Sant Antoni, situada a sólo un kilómetro del núcleo urbano de Pego. Su estructura, que responde al mismo modelo de las las llamadas ermitas de conquista, fue levantada en el s. XVI, durante el reinado de Felipe II, al objeto para dar servicio a los moriscos convertidos.

Desde ahí el trayecto proseguirá hacia la ermita de Sant Sebastià, documentada en el siglo XVII, para alcanzar poco después la de Sant Joaquim (siglo XVI), que encontraremos al final del camino del Calvario. Edificada en el siglo XVIII y restaurada en 1891, en su acceso se puede contemplar la cerámica valenciana que decora las capillas recordando la Pasión de Cristo. En esta ermita cabe también observar el Panteón de la familia Sala.

Finalizaremos nuestro recorrido por las ermitas de Pego con la visita a la ermita de Sant Josep, la más reciente y que fue levantada en el siglo XX sobre la antigua estructura que fue concluida en 1677. La encontraremos en el Paseo Cervantes.

Además de hacerlo por cuenta propia, la Concejalía de Cultura del Ayuntamiento de Pego ofrece un ciclo de visitas guiadas que se acompañan de la edición de un folleto con información para ilustrar el recorrido de los participantes. La inscripción a este ciclo de visitas guiadas es gratuita, requiriendo únicamente la inscripción previa en Tourist Info.

Leer Más