benimaquia

Los vinos de la Marina: Una tradición milenaria

La gastronomía de La Marina brinda en el firmamento de las Estrellas Michelín, presumiendo y con motivos de Ciudad Creativa de la Gastronomía (en el caso de Dénia, aunque se trate de un proyecto comarcal) y de presentar una cultura en los fogones que aúna vanguardia y tradición. Muchos son los motivos que explican este fenómeno, y también son variados los factores y circunstancias que lo aliñan y enderezan.

Entre estos últimos, una tradición vinícola que se remonta muchos siglos atrás, en concreto hasta el siglo VI a.c., y que nos traslada al Alt de Benimaquía. Esta colina ubicada en la cola del Montgó, en término dianense pero colindante a la población de La Xara, alberga una de las bodegas más antiguas de la península sino la que más. De hecho, los hallazgos arqueológicos y estudios efectuados a raíz de los mismos permiten afirmar que en esta zona privilegiada por su clima y su tierra fértil se elaboraron algunos de los primeros caldos que disfrutaron los Íberos.

La creencia originaria de que las murallas y torres que cercaban este cerro albergaban un poblado estable han perdido peso frente a la teoría de que toda esta fortificación acogía una especie de factoría para la producción de vino. Las excavaciones efectuadas han dado con estructuras de adobe y de tierra apisonada que formaba partas rectangulares en cuyas plataformas se llevaba a cabo el prensado de  las uvas, cuyo mosto y hollejos se recogería en las balsas adosadas para una primera fermentación de un par de días. A continuación el vino se trasegaría en ánforas donde tendría lugar la segunda y definitiva fermentación.

Y es que en estos yacimientos también se han localizado abundantes restos de ánforas para depositar y transportar el vino. Ánforas que no sólo servían para el consumo propio, sino también para el comercio con otras regiones del Mediterráneo. De ello se percataron los romanos, que cogieron el testigo de los habitantes autóctonos de estas tierras para sistematizar la producción del vino, extendido las bodegas a otras factorías como las localizadas recientemente en Xaló o en la Almadrava de Els Poblets.

Por lo tanto, esta tradición culinaria y gastronómica de la que se enorgullece La Marina tiene una base histórica y regada en vino, el que se producía centenares de años atrás en el Alt de Beimaquía, cuyos restos se pueden visitarse en una excursión relativamente sencilla y que os recomendamos desde el blog de La Guía del Turista.

Leer Más

almodovar

Aristócrata y reformadora: la duquesa de Almodóvar

En el blog de La Guía del Turista os invitamos que recorráis con nosotros La Marina y también a que la conozcáis un poco más en profundidad a través de anécdotas, leyendas, hechos relevantes o personajes curiosos y significativos. Uno de estos últimos podría ser perfectamente Josepa Doménica Català de Valeriola (1764-1814), duquesa de Almodóvar y Grande de España, ostentando en la Marina Alta los títulos de baronesa de Xaló y Lliber y señora de Gata de Gorgos.

Pese a tratarse de una aristócrata en toda regla, la duquesa se distinguió siempre por su carácter inquieto, lo que facilitó la consecución de una educación elevada, algo impropio incluso para buena parte de la nobleza del Siglo XVIII. Ayudada por esta formación, y de una mente abierta con pensamiento progresista y liberal, doña Josepa Català se reveló contra el papel secundario que tenían las mujeres de esa época, abriendo el camino a posteriores movimientos reivindicativos y figuras feministas cuyo trabajo desembocó en el reconocimiento de buena parte de los derechos del sexo femenino durante el siglo XX.

Así lo relata el libro de la pedreguera Irene Ballester La duquesa d’Almodóvar. Vida d’una aristòcrata valenciana a la fi del segle XVIII, donde la autora subraya que Doménica Català creía firmemente en la necesidad de alfabetizar y formar a la población o, al menos, a las clases medias crecientes, lo que explica su herencia educativa: en su testamento dejó explícito que parte de su propio patrimonio se dedicara a la creación de escuelas, muchas de las cuales estuvieron abiertas durante décadas.

Una de ellas se ubicó en Xaló, donde gracias al dinero de la baronesa nacieron dos escuelas que funcionaron hasta muchos años después de su muerte, y que con su dinero se pagaron entre otras cosas los honorarios de los maestros.

Lo novedoso, además de acercar la educación a los humildes y desfavorecidos, fue su interés por la educación de ambos sexos, en una sociedad tan machista, si bien, y tal como recogen cronistas oficiales de la época, las niñas recibían una formación específica relacionada con las labores habituales reservadas a las mujeres. Y es que la duquesa podía ser reformista, pero no revolucionaria.

Su herencia también sirvió para mitigar la situación de huérfanos, siempre y cuando éstos tuvieran interés y aptitudes para ser formados en beneficio de la comunidad. Y tuvo relevancia a nivel arquitectónico, pues ayudo a incrementar el patrimonio de La Marina sufragando, por ejemplo, la construcción de una iglesia en Xaló, que está en pie con una inscripción que recuerda sus orígenes.

Leer Más

valero de palma

La casa de la Marquesa Valero de Palma: ejemplo del auge de la burguesía dianense

Hace tan sólo unos días se ha conocido que la rehabilitación de la Casa de Valero de Palma ha echado a rodar. El proyecto, en espera ya desde hace años, prevé que tal inmueble, ubicado en la céntrica calle Cavallers en Dénia, se convierta en un museo de historia que pueda dar continuidad a los fondos y testimonios históricos que alberga el actual Museu Etnològic, ubicado en unas dependencias colindantes a la citada casa.

Estos trabajos no sólo permitirán a Dénia y a la Marina disponer de un nuevo espacio museístico, sino también recuperar un caserón que forma parte del patrimonio histórico y arquitectónico de la ciudad y la comarca, poniéndolo en valor y facilitando que se pueda visitar y apreciar por vecinos y turistas.

Ambas fincas, ubicadas como hemos dicho en la calle Cavallers (en pleno centro de la ciudad) y situadas también junto a la que ya está siendo rehabilitada en la vecina calle Sant Josep, constituyen una muestra y testimonio directo del ascenso y poder de la clase burguesa durante la etapa dorada que vivió la ciudad en la segunda mitad del siglo XIX y primeros años del siglo XX,  a consecuencia del comercio de la pasa.

En sus orígenes fue una vivienda en época árabe, pero también llegó a ser un palacete, hacer las labores de escuela, convertirse en un hospital y, hasta 2006, sede del Conservatorio de Música Tenor Cortis de Dénia. Su arquitectura, historia y esencia hacen que esta vivienda constituya, sin duda, una de las mejores muestras de las lujosas viviendas construidas por la burguesía en pleno centro histórico durante la época de esplendor de la exportación de la pasa.

Una zona que, desde el blog de La Guía del turista, os invitamos a conocer. Un paseo por las calles adyacentes a la plaça de la Constitució (que acoge al Ayuntamiento) os servirá para contemplar grandes y excepcionales caserones cuyas dimensiones y estructura hablan de una clase social emergente y acomodada que lideró el crecimiento de la ciudad, constituyendo parte fundamental de su etnología e idiosincrasia.

 

Valero de Palma

Su nombre, casa de la marquesa Valero de Palma, está relacionada con Álvaro Valero de Palma, destacado político de finales del siglo XIX. Miembro del Partido Conservador, fue elegido diputado por el distrito de Denia en las elecciones generales españolas de 1899 y 1903, tras las que hubo graves incidentes provocados por los seguidores del candidato que no fue elegido, Luis Armiñán Pérez, quien contaba con el apoyo de José Canalejas. Denunció el caciquismo en la Marina Alta y recibió el citado título de marqués en 1902 del papa León XIII.

Leer Más

peñon

El ‘genio’ del Penyon d’Ifach

En otros artículos del blog de La Guía del Turista hemos hablado sobre uno de los símbolos de La Marina: el Penyon d’Ifach. Sus características, calificación como Parque Natural protegido y singularidades nos han llevado a recomendar su visita en distintas ocasiones, aprovechando la ocasión para disfrutar también del municipio de Calp, donde se enclava el mismo.

En esta nueva entrada queremos seguir hablando del Penyon y de sus alicientes, pero desde otro punto de vista menos material, más esotérico y misterioso: el de las leyendas y el saber popular transmitido de generación en generación. Siguiendo la obra editada por José Soler Carnicer (“Leyendas del Peñón de Ifach y otras historias montañeras”) queremos relataros hoy la conocida leyenda del Peñón d’Ifach, que explica el poder de atracción de este gran peñasco que gana espacio al mar y es emblema de la Costa Blanca.

Se cuenta que por tierras de la Marina, frente a Calpe, vivían muy felices unas colonias de bellas sirenas que empujaban hacia las redes de los pescadores bandadas de peces y las soltaban cuando se enganchaban en algún banco de coral. Pero un día su paz se vio turbada por la inesperada llegada de un genio maligno que huía de las focas del mar de Alborán. Este genio perseguía y acosaba constantemente a las sirenas siempre que las veía. Estas últimas, asustadas, decidieron ir a ver al Dios Neptuno para pedirle que las librase de aquella pesadilla.

Neptuno accedió a sus deseos y les envió a un genio bueno para que las ayudase. Cuando se vieron frente a frente el genio malo quiso huir del mar, pero al salir a tierra se quedó petrificado para siempre bajo la forma del Peñón de Ifach. Y desde entonces las sirenas volvieron a ser felices  y siguieron ayudando a los pescadores llenando sus redes de peces.

Como toda leyenda o historia popular, siempre se busca un símil con algún fenómeno palpable para buscar una conexión con la realidad y darle más verosimilitud a la narración. En este caso, se dice que algunos días, al amanecer, cuando el Peñón está envuelto en la niebla, el genio malo trata de escaparse de la gran roca escondido entre las brumas. Pero los emergentes rayos del sol se lo impiden al disipar la neblina. Se cuenta, asimismo, que quienes tengan la suerte de ver ese fenómeno atmosférico serán felices para siempre.

Disfrutéis o no de él, desde la Guía del Turista os recomendamos que visitéis el Penyon d’Ifach y, sobretodo, seáis muy felices.

Leer Más

mascarat

El Mascarat: de bandoleros y atracadores a obra mítica para unir las dos Marinas

La complicada y sinuosa orografía siempre ha marcado la existencia de las dos comarcas que constituyen La Marina: la Alta y la Baixa. En concreto el paso entre Calpe y Altea, fácilmente salvable hoy día tanto por carretera nacional como por la autopista, ha sido durante siglos un gran problema para la movilidad de las personas y el transporte de mercancías entre ambas localidades costeras y, por ende, para la comunicación entre Alicante y Valencia por la costa, ya que se hacía casi imposible poder atravesar el  cañón del Mascarat (único paso existente para superar el Collado de Calpe) con los carros de mulas cargados.

La presencia de este desfiladero (también llamado Barranc Salat) ha supuesto verdadero quebradero de cabeza para los antiguos habitantes de ambas comarcas. Accidente geográfico cuyo puente debe su nombre, El Mascarat, a la presencia de bandoleros enmascarados en la zona que atracaban a las diligencias aprovechando las dificultades de este paso, difícilmente transitable sobre un terreno muy pedregoso.

Pero a finales del siglo XIX se puso fin a este problema con la apertura de los túneles del Mascarat. La dificultad de su construcción estribaba en la altura que esta obra debería tener para atravesar el Barranco Salado, que desde las estribaciones de la sierra de Bernia desagua en el mar cerca de Toix. Pero tras un proceso largo y costoso (en todos los sentidos) pudo acometerse esta gran infraestructura, actualmente se encuentra en desuso tras la construcción de un nuevo puente doble de hormigón en el 1925, más alto (a 85 metros de altura) y más ancho (doble dirección). Dicha construcción de sillería, con 60 metros de alto, constituye aún a día de hoy una de las grandes obras de ingeniería de la provincia de Alicante y, a todas luces, supuso un gran avance para el progreso de los habitantes de la Marina, ayudando a vertebrar y cohesionar el territorio de la actual Comunitat Valenciana.

Por este puente pasamos muchos de nosotros cada día con nuestro vehículo, no sin admirar este desfiladero que tantos episodios de todo tipo ha vivido a lo largo de los siglos.

Leer Más

moscatel

La Marina, cuna del Moscatel

La uva moscatel es una de las principales variedades que se cultivan en el Mediterráneo. La Marina, en este sentido, no es una excepción. Más bien al contrario. Se puede afirmar que es una de las cunas del denominado Moscatel de Alejandría, una variedad más resistente al calor y a la sequía que tiende a producir grandes racimos de grandes frutos sombríos y ovales, diferenciándose así de otros tipos de moscatel donde el fruto es menor en cuanto tamaño y más redondeado, respecto a la forma.

El moscatel es un bien muy preciado en la comarca de la Marina Alta. Durante años ha sido uno de los elementos impulsores de su economía,  cultura y patrimonio . El microclima de esta zona del Mediterráneo español ha propiciado a lo largo de los siglos el cultivo de este tipo de uva, que le confiere al vino una identidad particular, marcada y propia.

Los vinos y uvas moscatel casi siempre tienen un pronunciado aroma floral dulce. La amplitud y el número de variedades de moscatel sugiere que, tal vez, pueda ser la variedad de uva cultivada más antigua. Se calcula que entre la Marina Alta y la Marina Baixa se pueden llegar a contabilizar entre 700 y 1.000 hectáreas de cultivo, que han servido para la producción de vino, pasas y uvas de mesa que se ha exportado alrededor del mundo durante muchos siglos.

Zonas como Teulada, Poble Nou de Benitatxell o Benissa han estado caracterizadas por un paisaje singular repleto de bancales de uva moscatel, separados por márgenes de piedra seca heredados de civilizaciones pasadas ocupaban estas regiones. Un paisaje que cambiaba en cada estación del año, mostrando siempre la belleza de la cepa, desnudándose en otoño, sin ningún abrigo en invierno, brotando de vida en primavera y vestida totalmente de verdes hojas de parra y de granos de uva color dorado intenso en verano.

En los últimos tiempos han nacido asociaciones y colectivos de La Marina que están lanzando iniciativas para recuperar, proteger y divulgar toda la tradición y cultura del Moscatel. Ejemplo de ello son la asociación Bancals de Vi, la Associació de Viticultors de la Marina, la Festa del Moscatell de Teulada o la iniciativa #Moscatelízate Benissa. Todos ellos y distintos ayuntamientos han comenzando una campaña para la creación de una Denominación de Origen del Moscatel que abarque ambas comarcas. Una propuesta que todavía están tomando forma y que aúna elementos distintos pero a la vez muy interrelacionados como la arquitectura de los riuraus (expresión agrícola junto con la arquitectura tradicional vinculada a estos cultivos), el paisaje local que dibuja abancalamientos sinuosos, márgenes de piedra seca con sus viñedos y, por supuesto, la uva moscatel.

Leer Más

puigcampana

La leyenda del Puig Campana

El Puig Campana es una montaña mágica. Lo es por su altitud (1410 metros), ubicación (a un paso del mar, del que sólo le separan 10 km. en línea recta) y también por la leyenda que lo acompaña. Leyenda relacionada con el pedazo que le parece faltar  y que ha dado origen a múltiples versiones, aunque todas relacionadas con el héroe francés Roldán, comandante del gran Carlomagno, y con el peñasco que le falta a la montaña, y que al caer al mar habría dado lugar a la Isla de Benidorm.

Cuenta la historia que Roldán (noble cristiano muerto por fuerzas sarracenas que se caracterizó, según el relato épico del Cantar de Roldán por su lucha contra el infiel) cortó esa parte de peñasco con su espada Durandarte para alargar el día, ya que estaba enamorado de una bella doncella moribunda a la que vaticinaron que moriría con el último rayo de sol. Para tratar de alargar el día, se cuenta que Roldán le dio ese tajo al monte cortando parte del

Otra versión cuenta que el héroe francés se enzarzó en combate con un jefe moro y, ensimismados en el duelo, acabaron frente a frente en la cima de esta montaña.  Durante la intensidad del combate, el caudillo musulmán cayó al suelo; entonces Roldán levantó su espada para intentar rematarlo asestándole el golpe final. Lo hizo descargando toda su furia, aunque el moro logró esquivarle, alcanzando la espada de Roldán un gran trozo de roca, que partió debido a la gran fuerza imprimida.

Esta roca sería lo que hoy conocemos como la isla de Benidorm y la hendidura que habría dejado sobre la montaña habría conservado el nombre del héroe. De la Isla de Benidorm ya os hemos hablado en otro post del blog de la Guía del Turista, un sitio muy recomendable. Como también lo es el Puig Campana, una montaña enclavada en el término de Finestrat, en el corazón de La Marina Baixa, singular, exigente para alcanzar la cumbre pero que ofrece desde ella una panorámica fantástica de gran parte de la provincia de Alicante y una vista distinta y para recordar de la ciudad de Benidorm.

¡No dudéis en visitarla!

Leer Más

jaume-1

Jaume I y la conquista de la Daniya Islámica

Cada año en La Marina, como en otros muchos puntos de la Comunitat Valenciana, se celebra el Nou d’Octubre, día en el que el rey Jaume I entró en Valencia allá por el año 1238 para acabar con el dominio musulmán. En La Marina, las tropas del monarca cristiano hicieron lo propio aunque tardaron algunos años más. En concreto fue en el año 1244 cuando, tras una dura y sangrienta batalla (según cuentan las crónicas de la época) la por entonces Daniya, que dominaba todas estas tierras, pasó a estar en manos del bando de la cruz.

El proceso de reconquista no fue corto ni sencillo. De hecho, tras la rendición del castillo de Bairén (en Gandía) el rey moro Zayyan se resguardó en Dénia, desde donde decidió negociar con los cristianos. Para ello envió mensajeros al encuentro de Pedro Ximénez Carroz, un noble de origen germánico que había participado en la conquista de Mallorca y al que Jaume I le había concedido el castillo y la villa de Rebollet.

 

San Nicolás y el Castillo de Olimbroi

Según dicen los historiadores aquel  noble, desconfiando de las promesas de rendición efectuadas por Zayyan, marchó hacia Dénia con un contingente de almogávares y acampó a las faldas del Montgó donde levantó un castilo (El castillo de Olimbroi, hoy desaparecido) y una ermita consagrada a San Nicolás, que en estos días da nombre a la colina situada en la zona de Les Rotes donde se levantó aquella. Pero  viendo que la ciudad finalmente se resistía y que era de difícil conquista simuló retirarse con su ejército dejando una partida de almogávares en la retaguardia.

Zayyan, viendo que los cristianos abandonaban el cerco de la villa, decidió auxiliar las posiciones exteriores de la ciudad y salió con sus tropas. Entonces, los almogávares aprovecharon la ocasión para atacar a los moros fuera de su fortaleza. Carroz, que estaba pendiente de esta acción, regresó rápidamente con su ejército para conquistar finalmente el castillo y la ciudad, terminando con el poder de la gran Daniya islámica.

Leer Más

cortis

125 años del Pequeño Carusso: El tenor Cortis de Denia

Dénia y la Marina están de celebración. En 2016 se han cumplido 125 años del nacimiento de Antonio Cortis, el gran tenor dianense al que llamaban el Pequeño Carusso o el Carusso Español por haber recibido lecciones del gran tenor Enrico Caruso y por su similar estilo en el canto.  Un busto, bajo el cual hay una placa conmemorativa, recuerda la figura del tenor Cortis en la antaño plaza Redonda, y que hoy lleva su nombre en homenaje a esta gran figura de la lírica que triunfó en los teatros de ópera más importantes del mundo, dejando huella en ciudades como Milán, Chicago, La Habana, Montecarlo o San Francisco.

Con motivo de la celebración de esta efeméride, la ciudad ha confeccionado un programa de actividades con exposiciones, ofrendas florales, conciertos de distinta índole y actividades escolares. La Semana Internacional de la Música, que tiene lugar a finales de agosto, dedicará su programación al gran tenor dianense, con un concierto de la Orquesta de la Marina Alta (OMA) que pondrá la guinda. También hay prevista la organización, en otoño, de una exposición temática sobre este personaje en el Centre d’Art L’Estació y, en 2017, el ciclo de conciertos Dénia Clàssics le rendirá tributo.

Una exitosa carrera

Antonio Cortis nació en el año 1891 a bordo de un barco procedente de África con dirección a España. El parto sorprendió a su madre en alta mar, que decidió volver a España poco después de que falleciera su marido.   La intervención de unos vecinos de Altea resultó clave para que la mujer pudiera embarcar en el puerto de Orán en un barco correo, habida cuenta de su situación de pobreza.

Su madre trabajó de aiguadora en aquella plaza Redonda del centro histórico de Dénia, conocida hoy como plaza Tenor Cortis.  Sin embargo, con sólo cinco años ya comenzó un periplo de viajes en Valencia y Madrid donde muy pronto demostró sus dotes y habilidades para la música y el canto.

En 1909, gracias a su hermano (que ya era barítono) pudo trasladarse a Barcelona donde completó sus estudios de violín e inició los de Harmonía y Composición.  Poco después, y aprovechando la reapertura del Liceo, consiguió ingresar en el coro de este teatro, comenzando una larga y exitosa carrera como tenor segundo y, posteriormente, primero. Después de triunfar en el Teatro Real de Madrid ofreció conciertos en Italia y firmó nuevos contratos en América, donde vivió durante muchos años.

Cortis y Villa Carmen

A pesar de su fama, Antonio Cortis siempre se mostró orgulloso de su origen dianense. Volvía siempre que podía a visitar a su madre en su casa del Montgó,  bautizada como Villa Carmen. Aún hoy se dice que cuando el tenor estaba en la casa hacía resonar su voz desde la falda del Montgó hasta el puerto de Dénia.

La casa fue construida en 1929 y constituyó la residencia permanente del tenor desde el final de Guerra Civil hasta 1952, cuando falleció. Conocida como La Campanera, la villa se convirtió durante aquellos años en el centro de la vida cultural de Dénia. Aunque la casa fue vendida y pasó por manos de varios propietarios, los actuales ya han avanzado su voluntad de que La Campanera pueda volver a acoger conciertos y actuaciones de música en homenaje al tenor.

 

La vida del Tenor Cortis llegará también a los escolares de la ciudad con la campaña de animación a la lectura que se lanzará desde la Biblioteca Pública para el próximo curso y que incluye la reedición de un cuento sobre el Tenor Cortis y un espectáculo para alumnos de secundaria en el que se les acercará al mundo de la voz.

Como colofón a las celebraciones del Año Tenor Cortis, en el mes de marzo de 2017 se inaugurará una exposición homenaje al tenor en el Centre d’Art l’Estació para la que el departamento de cultura ha contado con la colaboración del dianense Javier Pérez Carrió, que durante este tiempo ha estado buscando en medio mundo a través de internet material relacionado con el trabajo de Cortis en importantes ciudades como Chicago, Barcelona o Milán.

Leer Más

caldera

La Caldera del Gas: Un servicio pionero

¿A qué no sabías que Dénia fue pionera en el suministro de gas? Lo fue junto a Madrid, Barcelona y Valencia, únicas ciudades donde se prestaba este tipo de combustible a finales del siglo XIX.
La construcción de la caldera del gas, el 6 de mayo de 1888, constituyó pues una novedad y prácticamente un hito para el municipio. Su ubicación, al sur de la ciudad, no fue por casualidad, pues el hecho de que se tratara de una las partes más bajas ayudaba al gas licuado a subir mejor hacia la caldera. La primera concesionaria del servicio fueron los británicos “The Anglo-Spanish Gas, C. L.”, que regentaron el suministro durante un periodo de 20 años, del 1 de enero del año 1888 al 31 de diciembre del año 1907.
El primer servicio, que licuaba gas a partir de la hulla (carbón fósil), sirvió para crear una red de alumbrado público el 6 de mayo del año 1888, que comenzó a funcionar en el centro, el puerto y el Hospital de la Caridad. Esta se componía de dos gasómetros. El gasómetro era una especie de hoya invertida, sellada en el fondo con agua para evitar que el gas escapara y que mediante unos contrapesos -que se añadían o quitaban de forma manual- dotaban al sistema de la suficiente presión como para que el gas llegara a todos los puntos de la ciudad. En cuanto a los contadores habían dos tipos: uno para la gente con menos recursos, que compraba unas monedas en la fábrica obteniendo así una cantidad de gas por moneda; y uno fijo para la gente adinerada, que pagaba una mensualidad, tal y como se hace hoy en día.
La caldera de gas se mantuvo en funcionamiento, haciendo la vida más cómoda a los dianenses, hasta que la Guerra Civil acabó con la factoría y todas las instalaciones, desmanteladas por miedo a que un ataque las convirtiera en una auténtica bomba que destruyera gran parte de la ciudad. Se comenta que durante el conflicto bélico, el destructor Canarias, en uno de los bombardeos a la ciudad, atravesó con uno de los proyectiles la campana de la caldera grande, pero de una manera tan limpia que no llegó a explotar. Por desgracia el proyectil fue a colisionar en una vivienda cercana, provocando la muerte de una niña.
Denia no volvió a contar con servicio de gas hasta hace unos pocos años, que se puso en marcha el gas ciudad. En 1999 la infraestructura fue seriamente dañada durante la urbanización de la zona, quedando derruído parte del edificio, donde se podían encontrar las antiguas oficinas y parte de la muralla que cierra el recinto.

Leer Más