Bous a la mar

Julio festivo en La Marina

Julio (y también agosto) es sinónimo de fiestas populares y patronales en La Marina. Especialmente en la comarca de la Marina Alta, donde la oferta festiva es tan amplia como variada.

Benissa a finales de abril, Teulada poco después, Jesús Pobre a comienzos de junio, los moros y cristianos de Calpe y Pego, las hogueras de San Juan en Xàbia…citas no han faltado en una mascletà festera que alcanza durante la segunda semana de julio uno de sus tramos más sonoros y espectaculares con las fiestas que Denia dedica a la Santíssima Sang. Dicho de otra forma: la festividad que tiene como emblema los archiconocidos Bous a la Mar, fiesta declarada de Interés Turístico Nacional, además del colorido desfile de carrozas.

Música, baile, eventos culturales y gastronómicos, actividades lúdicas para niños, teatro…el programa de fiestas dianense promete nueve días de diversión y entretenimiento para vecinos y turistas,  con jornadas temáticas dedicadas a diferentes tipos de públicos y espacios distintos donde desarrollar cada uno de los espectáculos planificados. No os perdáis el menú festivo para estos próximos días.

Pedreguer y Ondara toman el relevo

Aún con las fiestas de Dénia en plena efervescencia el municipio de Pedreguer tomará el relevo. La llamada catedral dels ‘Bous al carrer’ ofrece un espectáculo taurino digno de ver con entradas de reses de diferentes clases y ganaderías, que son desafiadas por los quintos provistos de cañas y cañizos. Momentos de cierta tensión en un reto que suelen siempre ganar los jóvenes, que obligan a los astados a retroceder, al menos en sus primeros encuentros. Pedreguer también oferta conciertos musicales y múltiples citas de entretenimiento, pese a que las entradas de toros y suelta de vacas son un clásico irrenunciable que se sirve como indiscutible plato principal.

Y tras Pedreguer, el municipio vecino de Ondara, con las fiestas populares en honor a Sant Jaume, toma el relevo. Si en Dénia los toros se remojan en el puerto y en Pedreguer recorren continuamente las principales calles de la ciudad, en Ondara los astados actúan en la plaza de Toros, la conocida como Joya Levantina, de la que ya hemos hablado en otro post del blog de la Guía del Turista. En este recinto taurino se planifican diferentes actos taurinos que destacan por su originalidad (como el fútbol vaca) o espectacularidad (caso del concurso de recortadores).

En Ondara las penyas tienen igualmente un marcado protagonismo con los ‘garitos’ (casetas) que montan en el recinto de El Prado (antiguo mercado de abastos reformado hace pocos años para la celebración de eventos de todo tipo). Cuando acaben las fiestas en Ondara asomará agosto, y con él las fiestas en Els Poblets, Orba, El Verger, Jalón…y el resto de municipios de la comarca. Una fiesta que no para. ¿Podrás con ella?

Leer Más

Museo del mar

Tesoros del mar…de Dénia y en Dénia

Si vais caminando por el paseo puerto, pegados al mar, os percataréis de que el antiguo edificio de la lonja de pescado ha abierto nuevamente sus puertas. La diferencia es que, en lugar de acoger la tradicional subasta de pescado o la venta del género fresco del día pescado por las barcas dianenses, ahora el recinto está ocupado por ánforas, fotografías, vitrinas con objetos antiguos, restos arqueológicos, pantallas y paneles explicativos. Sin embargo, el mismo elemento cohesiona el contenido de antaño con el actual: el mar.

Y es la vieja lonja, tras meses de rehabilitación, acoge desde hace pocas semanas, la muestra ‘Tresors de la mar de Dénia’. Una exposición temática permanente en un 80% con mäs de un millar de piezas relacionadas con la arqueología y la etnología, muchos de ellos recuperados del fondo de las aguas. Todas ellas ayudan a comprender la estrecha e íntima relación que tiene Dénia con el Mediterráneo. Destaca, justo a la entrada una notable colección de ánforas (más de 40) que servían para transportar el vino y el aceite en los navíos romanos. Y entre ellas,  la pieza más antigua de la exhibición: un ánfora masaliota del siglo VI en la que se transportaba vino.

El 20% restante de la exposición está integrado por una colección fotográfica y una sala audiovisual en la que se realizarán proyecciones y se presentarán pequeñas exposiciones. Durante el verano se podrá ver un documental sobre la historia del Pòsit de Dénia, pero la intención es que con el tiempo se vayan incorporando otras propuestas.

Además de las recuperadas en pecios y yacimientos subacuáticos, la muestra resulta especialmente curiosa porque gran parte de los objetos exhibidos corresponden a donaciones que muchos vecinos han hecho a lo largo de los años pero que no habían podido ser expuestas en por falta de un lugar específico. El repaso por la historia finaliza con una colección fotográfica de Emilio Oliver Morand, de 1915 aproximadamente.

Y nuestro recorrido a lo largo de estas fantásticas instalaciones nos permitirá observar también todo un conjunto de interesantes maquetas de barcos y navíos de diferentes periodos históricos, pero que en su mayoría fondearon en estas aguas durante épocas pasadas.

Por su ubicación, privilegiada, y las características de espacio y luminosidad del local, esta muestra se convertirá sin género de duda en un referente para residentes y turistas. No os perdáis la exposición. Cien por cien recomendable. Y no tengáis prisa cuando la visitéis. Disfrutarla.

Leer Más

Museo chocolate Vila

La Vila…y su fábrica de chocolate

Sus orígenes marineros, sus playas, sus singulares fachadas de colores frente al mar…hablamos de la Vila. Pero, si por algo es conocida la capital administrativa de la Marina Baixa es también, y en gran medida, por su tradición chocolatera. Allí reside una de las marcas de referencia en el sector, Chocolates Valor. Su trayectoria, productos y buen hacer se pueden obsevar con detenimiento en el Museo del Chocolate Valor, cuya visita os recomendamos desde el blog de La Guía del Turista.

Creado en 1998 y reconocido por la Generalitat Valenciana en 2008 como Museo Valenciano del Chocolate, sus instalaciones dan a conocer el proceso de elaboración de este rico alimento, su conservación e investigación. Posee además una de las mejores colecciones de maquinaria de esta industria chocolatera.

Se ubica en el que, antaño, fue sede de la pequeña fábrica familiar. De hecho, el museo permite al visitante recorrer los 500 años de historia de este alimento, desde los tiempos en que el cacao se molía en piedra hasta la actualidad. El recorrido por dentro de la fábrica se realiza por una pasarela alta y acristalada que bordea las instalaciones y a la que se accede mediante una escalera. A continuación van sucediéndose toda una serie de paneles explicativos que ilustran al visitante sobre los orígenes, las variedades de cacao existentes, su introducción en España y los utensilios empleados a través de los siglos para su consumo.

Las imágenes del chocolate fundido se entremezclan con el olor a cacao y el sabor a tradición, en una sucesión de  tabletas, onzas, bombones, cacao en polvo y otros tantos productos que harán al visitante la boa agua. Entre las dependencias visitables se incluye igualmente un pequeño jardín en el que se podrá observar la existencia de auténticas plantas de cacao –en una especie de invernadero- así como algunas piezas de maquinaria que se empelaban años atrás en la elaboración de los productos chocolateros, caso de tipos de moldes antiguos para elaborar tabletas, huevos de pascua, bombones… Y junto a ellos una gran cantidad de anuncios, etiquetados, fotografías antiguas, etc .

La zona de envasado también se puede visitar, así como una pequeña exposición de la evolución del logo de la marca, de etiquetas y algunas esculturas completaban la visita. La visita concluirá en la tienda, donde se suele ofrecer una pequeña degustación de diferentes tipos de chocolates.

En suma, un auténtico placer para los sentidos.

Leer Más

Cereza

En junio…La Marina sabe a cereza

Un paisaje teñido de blanco, repleto de cerezos en flor, se puede observar y disfrutar durante los meses de mayo y junio en el interior de La Marina. Una invitación al ecoturismo y una experiencia para los sentidos. Una oportunidad para el turismo activo y gastronómico. Todo ello lo podemos encontrar estas semanas en la Vall de Gallinera, donde sus municipios viven con intensidad la recolección, comercialización y festividad de la cereza, producto por antonomasia en esta zona del interior de La Marina Alta.

Los habitantes de Benissivà, Benitaia, Benialí, Benirrama y Alpatró están volcados en la fiesta de la recolección de este fruto y también se abren estos días, más que nunca, para que turistas, visitantes y vecinos de otros municipios de la Costa Blanca se adentren y saboreen todo lo que implica el mundo de la cereza.  La gastronomía, por tanto, tiene mucho protagonismo, con once restaurantes de estos municipios que ofrecen los platos más tradicionales del valle, siempre con la cereza como denominador común.

Todos ellos se han unido para diseñar una ruta gastronómica que permite recorrer todo el valle compartiendo mesa y mantel con los mejores productos y tradición culinaria de esta zona de la Marina. En Benissivà el restaurante Ta Casa, Raval o el Bar La Font, presentan entre otros platos un pato a la cereza, coca de cereza o mousse de yogur con cereza.

En Benialí son el bar Tarraso, el restaurante l’Aplec, Sabors, Jabalí o la cafetería Bar Estanc Isa, los que se han sumado a esta ruta de la cereza con platos espectaculares como el pollo relleno de cerezas con sala de dos texturas del restaurante Sabors. En Benirrama son el restaurant Miró Cuina, y el Bar Roca, los que ofertan menús realizados con cerezas; mientras que en Alpatró también colabora el restaurante Keles con un solomillo de cerdo a la brasa con salsa ahumada de cereza.

Además de disfrutar de las mejores viandas, con la excusa de la cereza podéis aprovechar esta incursión en el interior de la Marina para conocer estos y otros municipios que conforman la Vall de Gallinera, donde a pocos  kilómetros de la costa tenemos todo un mundo por descubrir en el que tradición y gastronomía aderezan un menú en el que el patrimonio rural y arquitectónico, la riqueza paisajística y el turismo activo (con rutas de senderismo o en bicicleta) constituyen la estructura fundamental.

Desde el blog de la Guía del Turista os recomendamos que visitéis les Valls de la Marina tanto estos días como en cualquier época del año. ¡Hacerlo y nos lo contáis!

Leer Más

Uva moscatell

La uva moscatel: uno de los tesoros de La Marina

La riqueza y variedad gastronómica que tenemos en la Costa Blanca, en general; y en el norte de la provincia de Alicante, en particular; está maridada con unos vinos singulares, propios de esta zona y relacionados con un excepcional producto que, hace miles de años, encontró acomodo en estas tierras: la uva moscatel de Alejandría.

Se trata de una variedad muy apreciada en toda España que destaca por su potencia aromática y las enormes posibilidades que ofrece para elaborar diferentes caldos, desde blancos y espumosos, bien para aperitivo o para acompañar con mariscos, pescados y comidas ligeras; hasta licores dulces como la conocida mistela, que tanto gusta por estos lares para acompañar el postre o como guinda, tras el almuerzo o la comida, para dejar un agradable sabor en el paladar.

¿Por qué en La Marina?

El Moscatel de Alejandría es propio de La Marina porque en estas tierras encontró las condiciones climáticas y orográficas perfectas para su desarrollo. Las propiedades del suelo, la temperatura estable y suave de este rincón del Mediterráneo así como, y en gran medida, su proximidad al mar, hacen que esta variedad, considerada una de las mejores del mundo, crezca con alegría aportando toda su riqueza a la gastronomía local y regional.

Estas condiciones relacionadas con el ecosistema de la Marina se completan con las características propias de este tipo de vides, capacitadas para resistir sequías prolongadas y relativamente fáciles de cultivar. Por el contrario, la producción no puede alcanzar nunca los números que ofrecen otras variedades, aunque este factor también contribuye, al mismo tiempo, a mejorar la calidad de los vinos que se obtienen en cada añada.

La aportación de la uva moscatel de Alejandría no sólo la catamos en la mesa, sino que también se puede observar y degustar a través de los paisajes que ofrecen sus cepas, que con su gran tamaño dibujan un horizonte muy peculiar especialmente en toda la zona del Vall de Pop hasta alcanzar prácticamente la costa de Teulada y Benissa. Riqueza paisajística que cambia con las estaciones, ofreciendo una gama de colores verdes y terráceos digna de contemplar.

Obviamente muchas fiestas y tradiciones de las poblaciones de la Marina están ligadas a este cultivo, a su siembra, vendimia y también posterior ‘escaldà’ (actividad de la que hemos hablado en otros posts del blog de la Guía del Turista y que se todavía se puede conocer en la fiesta que tiene lugar a finales de agosto en la localidad de Jesús Pobre).

Leer Más

Turismo rural y ecologico

Turismo ecológico y rural: descubriendo el paisaje de La Marina

Si os gusta el turismo rural y ecológico, si queréis descubrir La Marina desde otro punto de vista, desde la Guía del Turista os invitamos a disfrutar del programa “Descobreix el paisatge 2019”, que ofrece un conjunto de diez visitas por diferentes poblaciones de la Marina Alta donde, de la mano de los productores agroalimentarios, podréis recorrer huertos de almendros, olivos, naranjos, viñas, cerezos, trigo, perelloners, algarrobos, arroz, ciruelos, limoneros y hortalizas.

En esta iniciativa, que cumple su segunda edición, participan un total de 17 productores y productoras de la comarca, el 70% de los cuales hace agricultura exclusivamente ecológica. Descobreix el paisatge os permitirá recorrer huertos de almendros, olivos, naranjos, viñas, cerezos, trigo, perelloners, algarrobos, arroz, ciruelos, limoneros y hortalizas, en una iniciativa en el que colaboran distintos ayuntamientos como los de Dénia, Jesús Pobre, Teulada, Vall de Ebo, Alcalalí, Pedreguer, Pego y Benissa, además de la Mancomunidad Vall de Pop y la MACMA.

El programa, que se inició en el mes de noviembre, se reanudará el próximo de mayo con una visita a la Vall de Gallinera para conocer una cooperativa de cerezas de montaña, el producto típico de esta zona de la Marina. Un mes después, el  de junio, el turno será para Teulada y Moraria, que proponen una visita a la  Finca de lavanda, viñas y cooperativa, y a la Finca La Cuta, perteneciente a la Cooperativa de Teulada.

En julio será el turno para los municipios de Sagra y Dénia,que se han inclinado por las frutas tropicales de esta zona y la cerveza artesanal. Las iniciativas parten de las empresas La bacorra y Cerveceria de la Marina Alta. El tres de agosto podréis observar lo que se conoce como Huerta Sana en las zonas de Pego y Llíber, mientras que el 14 de septiembre Joan Gasquet, en La Xara; y Pego Natura, en la citada localidad, tomarán el relevo.

De nuevo Dénia, con el huerto del restaurante Pont Sec; y la cooperativa de la Vall de Ebo coparán la cita del 20 de octubre, finalizando el programa la visita a l’Hort de l’Alè, en Pedreguer; y el Hort Obert, en Dénia

Las visitas son gratuitas, así como el desplazamiento en autobús desde Dénia hasta las poblaciones donde se desarrolle la actividad. Las plazas son limitadas y las personas interesadas en asistir se tienen que inscribir antes del mediodía del jueves previo a cada visita enviando un correo electrónico con los datos personales al correo deniaviva@ayto-denia.es. Todas las visitas saldrán a las 9.30 horas desde la Casa de Cultura de Dénia (exceptuando las de los meses de julio y agosto, que se realizarán por las tardes, a las 17.30 horas).

Leer Más

Castillo de Denia

¿Qué ver en el castillo de Dénia? Puntos imprescindibles:

El castillo es el gran emblema de Dénia y, sin duda, el elemento más importante de su destacable patrimonio. Esta fortaleza fue antaño plaza estratégica para la defensa y símbolo inequívoco del poderío e influencia de la ciudad, siendo en la actualidad escenario de obras de conservación y restauración, así como de innovadoras propuestas de difusión. Aunque su diseño se remonta la a época islámica, entre los siglos XI y XII, es uno de los elementos patrimoniales que define la topografía histórica del núcleo urbano.

Desde la Guía del Turista recomendamos su visita, no sólo para que os empapéis con la historia de Dénia, sino también para disfrutar de las inmejorables vistas que ofrece de la ciudad, de la línea costera y del Montgó. Su privilegiada ubicación, sobre una colina situada en el centro urbano, lo convierte en un lugar fantástico para hacerse una idea de la variedad y riqueza paisajística que oferta la ciudad. Además, su accesibilidad permite subir rápidamente hasta el punto más elevado y hacerlo acompañado de niños.

Podéis haceros fácilmente con un plano, díptico o desplegable donde figuren los puntos más destacados del castillo de Dénia. No obstante, y para haceros boca, os resumimos aquí los que consideramos como imprescindibles:

-Palau del Governador/Museo Arqueológico: Ubicado en la parte más elevada del castillo, en dos estancias conocidas como “Palau del Governador” (palacio del gobernador), atesora en su seno el pasado de la ciudad, que explica su formación y evolución, así como el porqué de sus formas actuales y de la idiosincrasia y forma de vida que distingue a su población. Incluye información de las épocas ibérica, romana, musulmana y cristiana.

-El Palau Vell y las Escaleras del Duc de Lerma: En una de las actuaciones más recientes que se han llevado a cabo en castillo se ha procedido a restaurar toda la zona del Palau Vell y, en especial, las escaleras que permiten ascender a la zona superior del mismo.  Su restauración y puesta en valor no sólo permiten admirarla en todo su esplendor, sino también que el castillo recobre su grandeza renacentista y redescubre la existencia de estructuras y contextos de un antiguo palacio andalusí, que dataría del año 1.100 aproximadamente y que habría sido la vivienda de altos cargos de la época.

-La Torre del Consell: Además de fortaleza defensiva, el castillo también se convirtió en la cocina donde a partir de los siglos XV y XVI la clase política y los personajes influyentes marcaban la agenda y decidían sobre el futuro del municipio. Lo hacían en el denominado Consejo de la ciudad (Consell de la Vila), que se reunía en una torre levantada en el siglo XV y cuyo nomenclatura, Torre del Consell, recuerda su grandeza como centro de poder y de toma de decisiones. Desde el punto de vista arquitectónico destaca la bóveda de crucería de su sala interna, con una ventana geminada con arcos lobulados, que enlaza la arquitectura puramente defensiva con el primor del gótico civil valenciano más tardío.

-La Vila Vella: La conquista de Dénia por el Rey Jaume I en 1244 y, por ende, su incorporación a la corona de Aragón, ejercerá en años posteriores un gran impacto en el urbanismo de la ciudad, que buscará su espacio en el interior del recinto de la muralla.

Es así como en 1308 se funda La Vila, un espacio que nació como plaza militar pero que albergó manzanas con viviendas, calles e infraestructura urbana con un marcado carácter gótico. Siglos más tarde la Guerra de Sucesión pondrá fin esta vida urbana en el interior del castillo, devolviendo a la fortaleza un papel exclusivamente estratégico, defensivo y militar.

Leer Más

Benissa Ayuntamiento

Benissa: un viaje a la Edad Media y al Renacimiento. ¿Nos acompañas?

En el sur de la Marina Alta encontramos una de las localidades más destacadas de esta comarca: Benissa. Su población, situación estratégica e importancia histórica así lo acreditan, como la calidad de sus celebraciones (sin ir más lejos, a finales de este mes de abril celebrará sus conocidas fiestas patronales) y de su patrimonio.

Los musulmanes hicieron de Banu-Issa, la actual Benissa, uno de sus principales enclaves, aunque lo que mejor se ha conservado en su pasado medieval, con un centro histórico que permite dar un paseo por la Edad Media y el Renacimiento.

El recorrido que os proponemos debería comenzar en la Plaza del Portal, la antigua entrada de una Benissa que antaño estuvo amurallada, como muchas de las plazas musulmanas (el castillo de Dénia, por ejemplo, también es de la época árabe). En ella se levanta el Ayuntamiento, que hace siglos albergaba el antiguo Hospital Municipal. Nuestra próxima parada, adentrándonos como hemos dicho en la la Benissa medieval, será la recoleta Plaza de la Iglesia Vieja,  donde unos azulejos y una réplica de la fachada de la iglesia constatan la presencia durante siglos de la antigua iglesia-fortaleza medieval, donde se resguardaban los benisseros ante las incursiones de los piratas.

Por su parte la calle de la Puríssima  revela la fisionomía de una ciudad valenciana del renacimiento, con sus balcones enrejados, su calzada empe­drada, el contraste del blanco encalado y la piedra tosca. En la misma calle Puríssima está el edificio de uso público más antiguo de Benissa: La Sala del Consell, utilizada como casa de la villa, cárcel y archivo legal.

Otros edificios de interés y visitables son las antiguas casas solariegas de los Andrés y Pere Bigot o el Palacio de los Torres-Orduña. El interés que ha tenido el municipio por rehabilitar su patrimonio y darle un uso público permite visitar ambos, convertidos hoy en la Sede Universitaria, en el caso del primero; y en un Centro cultural y Biblioteca, en el caso del citado palacio.

La vecina calle Desamparats, que también rezuma aires renacentistas, acoge el Centro Cultural tienes el Casal dels Joves, que está implantado sobre una construcción de uso civil del siglo XVI que, en tiempos, era depósito de trigo, cárcel, Sala del Consejo municipal, Corte de Justicia y sede de un mercado que se abría en sus imponentes soportales de piedra.

Siguiendo nuestro camino en dirección oeste tenemos el Convento de los Padres Franciscanos, que fue consagrado en 1613 y supuso un hito urbanístico en la Benissa de la época. Durante siglos ha sido un centro de formación para los habitantes de la Marina Alta y la propia orden franciscana, que tenía a las espaldas del convento un Seminario Menor.

Nuestro recorrido por el centro histórico finalizará con la visita a la Iglesia de la Puríssima Xiqueta, cuyas imponentes dimensiones y peculiar estilo neogótico merecen una visita, hasta el punto de que se la conoce como La Catedral de La Marina. Y no olvidéis, durante vuestra visita al municipio, hacer una parada en alguno de sus bares y restaurantes para degustar la gastronomía típica. Es una recomendación del blog de la Guía del Turista.

Leer Más

Sant Vicent Ferrer ermita en Teulada

2019: ‘Año Jubilar’ de Sant Vicent Ferrer, también en La Marina

Si hablamos de Año Santo o Jubilar nos viene a la mente, casi con toda seguridad, las mediáticas celebraciones en honor a Santiago Apóstol. Sin embargo este tipo de efemérides no están restringidas sólo a una figura eclesiástica. Realmente sirven para celebrar el aniversario del nacimiento de Jesús (lo que se celebra cada 25 años), aunque la Iglesia también declara otros Años Jubilares con carácter extraordinario. Entre ellos, el de un santo ligado a nuestra tierra por su tradición y devoción: Sant Vicent Ferrer.

Todo lo que se conoce como Año Santo o Jubilar se relaciona con un momento de gracia, un tiempo en el que la Iglesia concede especiales gracias espirituales (indulgencias) con motivo de este acontecimiento eclesial de gran relevancia. En este sentido, estamos de enhorabuena, ya que en 2018 / 2019 la institución eclesiástica ha declarado este año como el Año Santo de San Vicente Ferrer.

Ello responde a la conmemoración de la muerte del santo, de la que este próximo 5 de abril se cumplirá el sexto centenario. Por este motivo se ha proclamado el año 2018/2019 como  el Año Santo Vicentino al objeto de dar a conocer la figura histórica de San Vicente y, sobre todo, proponer a los cristianos el modelo de vida de un hombre que siempre estuvo al servicio de Dios y de la Iglesia. El beneficio espiritual del Año Santo es el perdón de los pecados. Para lograrlo, el cristiano debe alcanzar la indulgencia plenaria, viviendo activamente el Jubileo y cumpliendo las disposiciones establecidas por la Santa Sede.

Pues bien, más allá de vuestras creencias, y aprovechando esta fecha tan señalada, desde el blog de la Guía del Turista os proponemos que aprovechéis esta efeméride para hacer una peregrinación a alguna de las iglesias de Sant Vicent Ferrer –o relacionadas con esta figura- que hay repartidas en La Marina. Esta peregrinación, que podéis hacer caminando o de cualquier otra forma, os puede servir de perfecta excusa para visitar los templos jubilares en honor al santo y, de paso, aprovechar para conocer los municipios en los que se asientan.

Las condiciones para obtener la supuesta ‘indulgencia’ eclesiástica exigen, además de la peregrinación a los templos, el cumplimiento de otros mandamientos como la confesión y arrepentimiento de los pecados o recibir la sagrada comunión. No obstante, desde la Guía del Turista os invitamos simplemente a adentraros en las respectivas iglesias y dejaros llevar por su estética, simbología y espiritualidad.

¿Dónde peregrinar para encontrarse con Sant Vicent Ferrer si estás en La Marina?

Uno de los templos jubilares lo encontraréis en l’Adsubia. En la calle Principal de esta pequeña localidad próxima a Pego (norte de la Marina Alta)  hallaréis la Iglesia Parroquial de San Vicente Ferrer. Un poco más hacia el sur, en la Plaça d’Espanya de Teulada, está la Iglesia parroquial de Santa Catalina, virgen y mártir, que también nos puede servir como perfecto escenario de peregrinació. Al terminar, podemos disfrutar del municipio y probar en alguna de sus bodegas colindantes la afamada Mistela hecha con Moscatel de Alejandría.

Ya cruzando el Pont del Mascarat, sobre la Serra de Bérnia, nos adentraremos en la Marina Baixa, cuya capital turística, Benidorm, aloja la  Parroquia de San Jaime, en la Plaza de Castelar. Las prestaciones de Benidorm, a la que ya hemos dedicado varios posts en este blog, invitan a disfrutar y saborear la ciudad tras la correspondiente peregrinación.

Aprovechad el Año Jubilar de Sant Vicent Ferrer para seguir conociendo la Marina, aunque sea desde una perspectiva más introspectiva.

Leer Más

Iglesias en Denia

Rindiendo culto en Dénia: edificios religiosos para visitar (I)

Como en otros municipios, Dénia cuenta con su propia iglesia. En este caso concreto, la capital de la Marina no sólo cuenta con una sino con varias o, mejor dicho, con tres iglesias y un convento, hablando siempre de la vertiente católica del Cristianismo. De las tres iglesias, dos merecen una visita por su mayor historia y valor patrimonial, como también lo requiere el Convent de Les Agustines, enclavado en pleno centro histórico de la ciudad.

En este post del blog de la Guía del Turista hablaremos de dos de ellas.

La iglesia de San Antonio:

Ubicada en la plaza del Convento, su estructura e interés vienen condicionados por su pertenencia a un conjunto arquitectónico formado por el Convento de San Antonio de Padua, fundación franciscana del siglo XVI que se erigió años más tarde (primera mitad S.XVII) en la plaza. Este conjunto sufrió graves daños tanto en la Guerra de Sucesión como en la Guerra del Francés y la Guerra Civil.Su estado actual corresponde a la remodelación efectuada en el S. XVIII.

La portada es de orden dórico con una hornacina venerada que contiene una imagen moderna de San Antonio de Padua. Esta iglesia es de planta con forma de cruz latina, inscrita en un rectángulo, con una nave y 8 capillas laterales; y el alzado se ordena con pilastras de orden dórico sobre pedestales. En su interior destaca una gran cruz esmaltada con escenas de la Biblia que preside el altar mayor, la cual fue esculpida en 1990 por el orfebre alemán Egino Weiner, artista con diversas obras expuestas en el museo

La Iglesia de Nuestra Señora de La Asunción

De estilo barroco mesurado, la Iglesia de Nuestra Señora de La Asunción data del siglo XVIII. La encontraremos en el epicentro de la ciudad, en la plaza de la Constitución (junto al Ayuntamiento), ocupando el espacio donde antiguamente se asentaba la Capilla de Sant Roc. De hecho, se alza en el lugar donde se hallaba la antigua ermita de San Roque, el hospital y algunas casas. Sufrió importantes daños durante la Guerra del Francés y fue reconstruida en 1939, tras la finalización de la Guerra Civil Española.

Está construida en mampostería y ladrillo, aunque la piedra sillar se emplea en todo el zócalo, y presenta una fachada con dos puertas: la de acceso al templo y la de la “Capella del Roser” o de St. Roc. La construcción se halla cubierta a dos aguas, llamando la atención la cúpula central, cubierta con tejas azules y descansando sobre un tambor octogonal. La planta de la iglesia muestra una contundente cruz latina circunscrita en un rectángulo y la nave se desarrolla en 4 tramos cubierta con una vuelta de cañón con lunetas, además de capillas laterales rematadas con cúpulas circulares. Igualmente sorprende el amplio crucero con cúpula de media naranja y presbiterio de dos tramos flanqueado por dos recintos: una sacristía y la Capilla de la Comunión.

Destaca la imagen policromada de la Asunción, en la hornacina central, y a sus lados, los santos Vicentes –Ferrer y Mártir-patronos de Valencia, así como los frescos de fines del SXVIII o principios del S. XIX presentes en las pechinas de la cúpula y el crucero, que representan a los cuatro Evangelistas y a los Santos Padres de la Iglesia Occidental. En cuanto a orfebrería lo más destacado es la cruz procesional del segundo cuarto del S. XVII.

Ambos edificios merecen una visita para comprobar todos estos elementos descritos y empaparse de la historia de la ciudad. Lugares de culto y con sabor a historia, de la que son testimonios como, antaño, también lo fueron otras dos iglesias que moraban en el interior del castillo, en la conocida como la Vila Vella, aunque éstas (de las que nos quedan algunos restos únicamente) merecen otro post en la web de La Guía del Turista.

Leer Más